Haití y la Revolución Latinoamericana

¿Por qué hablar de Haití? ¿Qué representa ese pequeño país, situado en una isla, para los latinoamericanos?

La república de Haití es la primera experiencia triunfante de la emancipación latinoamericana. En 1804 se independiza de Francia como culminación de un proceso de búsqueda de autonomía política que se había iniciado en 1790 y había tenido al ex esclavo Toussaint Louverture como jefe principal de la Revolución.

Cuando estalla la Revolución Burguesa en Francia, y enuncia los derechos del Hombre, los esclavos Haitianos (en ese momento de la isla llamada La española) creyeron que se había abierto la posibilidad de que su realidad fuera transformada y así llegar a la liberación.

El conflicto comienza con los negros libertos que buscaban tener una mayor representación en el gobierno de la colonia, pero al poco tiempo ya los esclavos se organizaron con el fin de la abolición del sometimiento. Cabe recordar que en ese momento se calcula que la población era de 800 mil habitantes de los cuales 700 mil eran esclavos. Como sucede siempre, y vale recordarlo para los que hacen abstracción teórica, cualquier revolución ocurre en un contexto determinado y tiene que lidiar con los problemas de la época en que vive. En este caso, al tener a España cercana al territorio que se quería dominar, Louverture establece una alianza con ella contra Francia que durará hasta 1794 cuando los franceses resuelven que los negros de América también podían ser libres, aboliendo la esclavitud. Mientras duró la alianza con los españoles (que luego se quedaron con una porción del territorio que hoy se llama República Dominicana) Louverture fue construyendo un ejército que respondiera a él. Así fue que llegado el momento de negociar con los franceses, ya era el general de un ejército de 20 mil hombres negros que querían dejar atrás la esclavitud.

En 1794 cuando Francia asimila la situación de la esclavitud y ve como posible la pérdida de la colonia a manos españolas o inglesas, arregla con Louverture el alto el fuego y el reconocimiento como gobernador de toda la isla (ya que este último había invadido la parte española donde se mantenía la esclavitud, luego de quebrada la alianza con el país ibérico).

Este proceso culmina en 1801 con la 1º Constitución Haitiana donde no se produce la declaración de independencia, pero si se establece la autonomía. Con Francia la relación sería como Estado asociado o como Estado independiente, eso lo resolvería el reconocimiento o no que hicieran los europeos del proceso haitiano. Los franceses tendrían que lidiar con un líder negro, ex esclavo, para resolver el abastecimiento de azúcar, y mantener la posición estratégica en América. Tanto Haití como Cuba son la puerta de entrada de los europeos en América, debido a su posición en el Océano Atlántico. Por eso la importancia de estos países desde el punto de vista geopolítico.

Claro está que la situación para los negros en el poder no era fácil. Además de las luchas internas por el liderazgo, se sucedían los atropellos, de ingleses, franceses y españoles que a su vez se apoyaban en la reciente emancipada Norteamérica. Es importante notar que cuando los Estados Unidos resolvieron independizarse de Inglaterra, el reino español y el francés (países competidores en el orden mundial) llegaron a tomar deuda para apoyar esta acción de los americanos contra los ingleses. Cuando una colonia de esclavos francesa toma la decisión de adquirir su libertad, ni España ni Inglaterra apoyan fuertemente en contra de Francia. El apoyo existe solamente con fuertes condicionamientos económicos y territoriales que sólo cambian el país del cual se depende.

El peso de la cuestión racial hace que la geopolítica se subordine a los prejuicios del mundo europeo. Es decir, si los que se independizan son blancos y comerciantes hasta es posible endeudarse para ayudarlos. Si se independizan negros esclavos, es mejor no meterse, aislarlos, salvo que se pueda sacar un provecho económico y conseguir una nueva colonia. Así han actuado las naciones europeas con nuestros pueblos: originario, negro y mestizo.

La pregunta que surgía ante esta situación es como se iba a organizar la nueva sociedad con la esclavitud abolida. En lo económico no cambiaba demasiado la situación, se seguía con la lógica de las plantaciones, fundamentalmente de azúcar, pero ahora eran negros libres los que iban a la misma. Se era libre, pero había un compromiso con la sociedad que lo liberaba. Faltaba un proyecto de reemplazo del antiguo orden económico por uno nuevo. No existía el modo, todavía, de incorporar a los negros libertos al nuevo país cambiando la lógica de organización social.

Así con la llegada de Alexandre Petión, en 1807, se producirá una repartición de tierra que forjará las posibilidades de construcción de una nueva sociedad. La constitución de 1801 no llegaba a eso, pero reconocía al negro como actor de la sociedad haitiana. Lo reconocía dentro de la Nación Francesa. Podríamos decir que al igual que ocurrió en el resto de América, era una Revolución democrática, que luego se transformará en nacional al declarar la independencia. Pero en su comienzo estableció la posibilidad de convivencia con el mundo europeo.

Esta experiencia va a durar hasta 1802 cuando la Francia napoleónica decidió enviar 42 mil hombres para recuperar la isla al mando de Leclerc, cuñado de Napoleón (esto habla de la importancia de la isla para el mundo europeo). Los haitianos resistirán y podrán expulsar al enemigo, pero perderán en la batalla a su jefe que, al haber aceptado una propuesta de negociación, fue llevado a Francia donde muere de frío y hambre por la traición francesa.

A pesar de la pérdida del máximo dirigente, la revolución no va perder su curso. El ejército que había creado Louverture fue lo suficientemente sólido como para terminar con los franceses e instaurar la primera República Latinoamericana en 1804. Con Jean Jacques Dessalines a la cabeza se establece la independencia, se crea un nuevo calendario, se prohíbe que los blancos sean propietarios, se establece que todos los haitianos de ahora en más son “Negros”[1]. Así también establece que el territorio que habitaban iba a llevar el nombre de Haití, voz que provenía de la lengua arawak, de los pueblos originarios asesinados por los españoles y franceses. Es decir que establecían una unión muy fuerte con la tierra que habitaban, ya no eran parte de África, se habían hecho latinoamericanos.

Este proceso de transformación marcó a toda Latinoamérica. Los europeos lo intentaron aislar, mediante la demonización, pero fue el encuentro entre Petión, presidente y líder haitiano, y Simón Bolívar, general de la resistencia contra el español en lo que será la Gran Colombia[2], en 1816 lo que hizo que este último comprendiera que sin los oprimidos de América no iba a poder triunfar. Al conocer la experiencia de reforma agraria en el sur de Haití liderada por Petión, Bolívar volvió a Caracas con la promesa de que ni bien pisara el territorio venezolano aboliría la esclavitud. Esto decirlo es fácil, pero hay que recordar que Bolívar provenía de una familia que comerciaba esclavos, con lo cual la transformación aún es mayor. Y así lo hizo Bolívar, y por eso logró conformar su ejército con todo el pueblo, incluyendo a los negros y a los originarios.

Haití marcó la bisagra de la liberación latinoamericana junto con el levantamiento de Túpac Amaru en 1780, ya ningún proyecto de liberación latinoamericano podía no contar con las raíces del pueblo oprimido, los originarios, los negros y los mestizos.

En la actualidad la república de Haití está invadida por tropas de la ONU a partir del golpe de Estado contra Bertrand Aristide que había sido elegido democráticamente. El golpe del 2004 dado internamente con el apoyo de las ONG que crea la CIA norteamericana y financian el desorden y la destrucción para que Haití siga siendo una neocolonia estadounidense no debe ser aceptado por los latinoamericanos. El pueblo haitiano ha conocido la invasión imperialista norteamericana en gran parte del siglo XX.

Debemos saber que nuestro país participa de esa legitimación militar del golpe político, y expresar nuestra oposición. Ellos ayudaron a la liberación de nuestros pueblos de la colonización española. Es hora de que nosotros no apoyemos a los que buscan destruir la posibilidad de su liberación, porque en eso se va también posibilidad de la unidad latinoamericana.

Ignacio Politzer


[1] En una asimilación y reversión del contenido negativo del término admirable, siendo el puntapié de la historia de la reversión de los conceptos que construye el poder dominante opresor como los descamisados argentinos o los forajidos ecuatorianos

[2] La Gran Colombia fue el proyecto bolivariano de constitución de una República integrada por los actuales territorios de Venezuela, Ecuador, Colombia, Panamá, parte de Guyana y pequeños territorios de Brasil y de Costa Rica. Se creó en 1821 y en 1830 tuvo su declive y fragmentación.

Anuncios

Un pensamiento en “Haití y la Revolución Latinoamericana

  1. Hola, me encanta lo que escribís y las citas que ponés. ¿Ignacio Politzer es un profesor de la Universidad Popular de las Madres de la Plaza de Mayo, no?
    Yo mañana me voy a ir a anotar, a la licenciatura en historia.
    No he podido encontrar un lugar en esta pagina donde diga tu nombre o tu mail, yo te dejo el mio que es c-cristo@hotmail.com
    Una pregunta más ¿Conoces al autor Pierre Vayssière? tengo un libro sobre el pero me gustaría saber que tendencia tiene, quizás vos que estas en el medio tengas alguna información de él. Desde ya gracias. Adios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s