Qué pasará con el 24 de marzo

El 24 de Marzo último hemos visto como en todo el país el pueblo salió a la calle a expresarse. Decimos expresarse porque no salió a decir sólo nunca más a los golpes militares, sino que también salió a expresarse a favor del proyecto del gobierno nacional en algunos casos, en contra en otros, contra los grupos económicos que controlan la información, etc.

La enorme corporación mediática desde sus espadas más progresistas, léase Tenenbaum, pretende que la fecha se ha politizado. Y entonces desde la historia nos preguntamos, ¿antes que pasaba? ¿Es posible no politizar la fecha?

El primer 24 de marzo que comienza a construirse esta fecha como aglutinadora de todo lo que no fuera dictadura es el del 1996, donde confluían de peronistas a anarquistas, y teniendo a los organismos de derechos humanos (Madres Asociación y Línea Fundadora, Abuelas, HIJOS, etc.) como centros de organización. Pero desde hoy podemos ver que fue un acto que aglutinaba toda la oposición a lo que era el menemismo que yacía en el gobierno.

En el gobierno de la Alianza, continuador del neoliberalismo pero supuestamente buenos de formas, el 24 se fue consolidando como fecha de oposición a las salidas represivas por parte del estado. Así como continuaban los pedidos por juicio y castigo. Las Madres de la Asociación ya comenzaban a vincular fuertemente sus reclamos particulares con la orientación política y económica del país.

Llegó el 2002 donde la manifestación siguió expresando una voluntad de transformación en la justicia, y anexado esto mismo a un cambio en el orden que estaba vigente. Sirvió para oponerse a las medidas Duhaldistas de salida de la crisis con represión y fue un anticipo de lo que ocurriría luego de los asesinatos en el Puente Pueyrredón de dos militantes políticos del Movimiento de Trabajadores Desocupados.

Una fecha que a partir de esos momentos comenzaba a tener un cariz más popular, con la inclusión de organizaciones barriales, sumándose a los primeros organizadores que eran los organismos de DDHH.  

Con el gobierno de Kirchner la marcha sirvió para defender lo que se fue haciendo en materia de derechos humanos y para que la izquierda que no encuentra su lugar en la política real quisiera apropiarse de la fecha desplazando a los primeros organizadores. Recordemos cuando no la dejaron hablar a Estela de Carlotto, en una clara muestra de cómo se hacen goles en contra los autodenominados partidos de “izquierda”.

Hoy en 2010 la fecha sigue aglutinando al pueblo en la plaza, pero también ha ocurrido una transformación porque la CGT que no había marchado nunca con las madres fue a la plaza junto también a la CTA para mostrarse juntos en el intento de que las conquistas que se lograron en estos años, tanto relacionadas al trabajo como a los derechos humanos no retrocedan. Esta unión entre estos dos ejes de la política, el real (trabajo) y el simbólico (DDHH) seguramente sea algo temido por el poder real y oculto de nuestro país.

Que el 24 no sea una fecha sólo para que los estudiantes de sociales se reencuentren de las vacaciones y se haya transformado en cambio en un día de recuerdo y de lucha en el presente, es un gran logro a que ha tenido la vuelta de la política a la Argentina, es decir, la discusión del poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s