VUELTA DE OBLIGADO SINÓMIMO DE SOBERANIA NACIONAL

La Confederación comandada por Juan Manuel de Rosas, gobernador de la Provincia de Buenos Aires (1829-1832 y 1835-1852), soportó sucesivos bloqueos por parte de Francia e Inglaterra, principales potencias de ese contexto histórico. Sin embargo no lograron su principal objetivo, obtener la libre navegación de los ríos interiores. Por esto, ambas potencias respondieron con la intervención directa, pero la flota anglo-francesa superior en hombres y armas, no pudo quebrantar la resistencia popular. Las aguas del río Paraná fueron testigo de la batalla librada el 20 de noviembre de 1845 en la Vuelta de Obligado, allí se defendió más que la soberanía de los ríos, se defendió la Soberanía Nacional. Es decir, esta batalla fue la manifestación de mantener la ardua construcción de la independencia política y económica en detrimento de las directrices foráneas.

Por su parte, ambos países europeos se encontraban ante la necesidad de expandir sus mercados y esto los hacía disputarse la hegemonía mundial, pero el proyecto era uno: conformar estados independientes con gobiernos títeres para facilitar sus políticas. Ejemplo de ello será la ocupación francesa de Argelia, país del norte de África desde 1830 a 1962, es decir estuvo invadida durante 132 años. Así es que el ensayo ya se había realizado.

Durante el gobierno de Rosas los opositores de la Confederación emigraron a Montevideo, además de ellos se concentraban más de veinte mil extranjeros entre franceses, ingleses e italianos superando la población autóctona. Los enemigos de la Confederación crearon la Comisión Argentina y firmaron una alianza en contra del gobierno rosista, pero que beneficiaba plenamente a Francia, veamos el artículo tres que no deja lugar a las dudas: “(…) considerando la conveniencia de no dejar escapar esta ocasión favorable sea de llevar a Rosas a pactar con nosotros o de ocasionar su caída, y por consiguiente de establecer la influencia de Francia  a la vez en Buenos Aires y Montevideo y de preparar aquí a nuestros compatriotas y nuestro comercio un porvenir tranquilo y próspero”.

La respuesta ante la intervención anglo-francesa en el Río de la Plata constituye una más de las tantas páginas heroicas de nuestra historia, en Vuelta de Obligado se trazó un camino que no vacilaba entre ser una factoría extranjera o una nación libre. Esas eran las posibilidades. El General José de San Martín en su testamento expondrá: “El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la Independencia de la América del Sur le será entregado al General de la República Argentina, Don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que tentaban de humillarla”.

Lic. Prof. DIANA AVILA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s