Los trabajadores italianos, y el debate Altamira – Galasso

Mientras en Europa se cierran empleos, los sindicatos cierran a la baja, se reducen los derechos de los trabajadores y se negocia, en Italia, para que una empresa histórica vinculada a la salida de la crisis de la 2º posguerra (FIAT) se quede en el país. Los trabajadores dejan de tener la hora del almuerzo, se reducen los beneficios, e inclusive se aceptan reducciones de los salarios.  Y el gremio que apoya estas reducciones se proclama como benefactor del país.  

http://www.elpais.com/articulo/economia/trabajadores/Fiat/aceptan/recorte/derechos/planta/siga/Italia/elpepueco/20110115elpepueco_1/Tes

Hace poco Norberto Galasso le escribió a Jorge Altamira pidiendole que recapacitara un poco, porque estaba ayudando tanto a la derecha argentina y parece que no se daban cuenta. El Partido Obrero se montó sobre un sector (ferroviario) que se está acomodando ahora a la salida del neoliberalismo a nivel laboral y recién ahora se empiezan a terminar la flexibilización. Asumen que su situación es la constante del país, e internacionalizan la crisis europea y norteamericana tratando de generar en la Argentina similares conflictos. No les ha ido bien con respecto a la generación de revueltas, pero si es han logrado que el Estado comience a ocuparse de este sector. Y cuando eso empieza a pasar el PO no sirve más porque se necesitarán otra clase de dirigentes, unos que puedan negociar sus derechos y que evalúen los avances como un proceso gradual y no como obstáculos a la revolución.

Lo que hace Galasso sirve para los y las jóvenes que están en el PO que se sienten parte de una gesta que nunca termina de ocurrir, y creen que con una teoría que cierra en la cabeza y un par de gritos la cosa parece caminar.   Pero por lo demás la discusión entre ellos no ayuda a ninguno de los dos, porque no existe el canal de diálogo. Altamira está pregonando el fin del capitalismo desde que empezó a hacer política, mientras que la realidad argentina va negando a cada paso las catástrofes y se consolida en un modelo que sin salir, por ahora, del capitalismo pueda comenzar a fortalecer la defensa de los 5 millones de puestos de trabajo que se crearon desde 2003. Y ellos siguen diciendo que el mundo se caerá a pedazos, si no los escuchamos. Realmente es un juego muy necio el de estos muchachos. Viven tranquilos, todo les cierra y los compañeros que intentan un proceso de transformación en nuestro continente están todos equivocados.

El camino de la creación de trabajo y su fortalecimiento fue la búsqueda que Kirchner, Cristina  y su ministro Tomada desde 2003 eligieron para salir de una crisis y entrar en un modelo de desarrollo productivo que, no importa lo que digan de afuera, nos sirve a nosotros para reestablecer nuestra dignidad en pos de crear un comunidad más organizada. Y 2001 es el año que se juega todo porque la continuidad o no de este proyecto marcará un futuro cercano a lo que ocurre hoy en Europa u otro que tendremos ir forjando nosotros.

La frase de Simón Rodriguez vuelve a aparecer: O inventamos o copiamos y seguimos errando

 IP

Anuncios

2 pensamientos en “Los trabajadores italianos, y el debate Altamira – Galasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s