1 año sin Néstor

Hace 1 año, día feriado por censo nacional, se fue un argentino que tenía convicciones claras sobre como debía ser la Argentina y en que lugar del mundo se tenía que ubicar. Un hombre que pensaba eso llegó a al gobierno de un Estado devastado y una sociedad que cuando se juntaba pedía que se fueran todos. Y el presidente Kirchner se fue transformando en Néstor o “el pingüino” que fue haciéndose un lugar en el corazón del pueblo argentino. Un pueblo que por las malas experiencias que había atravesado le costaba creer en cualquier proyecto enunciado en palabras sin ver hechos detrás. Un pueblo que había perdido su dignidad de ser argentino, de creer que había que enorgullecerse de ser argentinos y veía como brotaban por el sentido común cada vez más frecuentes concepciones que siempre nos denostaban. Queríamos que se fueran todos, queríamos irnos nosotros, aunque en el fondo lo que más queríamos era quedarnos y hacer viable un futuro para nosotros y para nuestros hijos. Y Nestor y Cristina entendieron que el verbo de la hora era recuperar. Existían las fábricas recuperadas, las tierras recuperadas, y ellos engrandecieron a los nietos recuperados, con la recuperación de su identidad, a los científicos recuperados, al trabajo recuperado, a la industria  recuperada, al lugar de Argentina en Latinoamérica también recuperado. En definitiva recuperar la historia grande de un país que se merecía otro destino, pero que ese merecimiento no era una condena como decía Duhalde, sino que había que construirlo con voluntad y no voluntarismo. Recuperar la dignidad de ser argentinos fue la gran tarea y tuvo un resultado extraordinario que el pueblo supo transformar en canción. El 27 de octubre del 2011 se comenzó a escuchar una canción nueva, “oh yo soy argentino, soy soldado del pingüino”. Intentemos buscar en el cancionero popular un lema tan claro como ese, va a ser difícil encontrar. Una afirmación que es el mejor homenaje a Néstor y quiere decir “yo soy argentino Néstor, lo grito con el corazón y eso te lo debemos”. Si alguien de afuera pregunta por qué tendríamos que reafirmar algo que ya sabemos que somos desde que nacemos cuando nos dan el DNI, es que pasaron muchos años en los que ser argentino fue muy difícil. Hoy podemos gritarlo y enorgullecernos de serlo. Y eso es gracias a un tipo que no bajó los brazos. Gracias Néstor Kirchner.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s