Ivan, el 19 y 20 y después

Hace 10 años en 2001 desde la UBA se venía gestando una generación que confrontaba primordialmente con los radicales neoliberales de la franja morada. Los que no participábamos de la izquierda partidaria nos uníamos en torno a las agrupaciones independientes que trataban de apuntalarse como factor de poder. Una experiencia que hoy podemos decir marcó un camino posible para los futuros ingresantes en relación al vínculo que debería tener la UBA con el Estado y con el peronismo como tradición política, no como partido. Todavía no existía el kirchnerismo y en ese momento estábamos lejísimos de creer que sólo un tipo con voluntad política y unos huevos enormes pudiera torcer el rumbo. Me acuerdo que nosostros desde Autoorganizados de Sociales, lo puteamos un poco a Ivan porque habían ganado el centro en Ecónomicas, pero la franja les robó la elección y ellos eligieron no ir cagarse a trompadas. Y en eso llegó el 19 y el 20 de diciembre que nos cambió la bocha a todos porque lo que principalmente marcó para nuestra generación era que podíamos sacar a un gobierno hijo de puta con la gente en la calle. Eso no lo habíamos visto nunca, nosotros que crecimos en los 80 y 90 cuando el país se caía a pedazos. Pero ese diciembre nos enseñó eso, podíamos, con todos los sacrificios que pasamos, podíamos. Eso dio un aire renovado a toda una generación que no dudó en acercarse al kirchnerismo cuando entendió rápidamente que esto no era más de lo mismo. Y quizás Ivan, como hoy muchos dicen, fue uno de los tipos mejor formados porque unió en su persona una destacada construcción académica con la política militante. Un tipo que estudió mucho y que su anhelo era compartirlo para que nos embauquen más. y para eso eligió el camino de la militancia, primero universitaria, que transformó la forma de hacer política en la UBA. Primero con los intelectuales que se fueron acercando a las organizaciones sociales, y después a un Estado que a partir de 2003 tenía que ser mirado de otra manera, antes de eso el Estado no era opción laboral para muchos de nosotros, sino más bien era un lugar al que había que tirarle piedras. Hoy cambiamos las piedras por militancia y laburo comprometido e Ivan era el de los nuestros que había logrado configurar muy bien ambas cosas y había logrado llegar a lugares muy importantes dentro de la gestión. Un cuadro así se construye en 10 años o más, realmente es una pérdida muy grande para nuestra generación. Ojalá la familia pueda tener algo de paz. Sus compañeros no lo vamos a olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s