¿Cómo historizar Malvinas?

Nuestra presidenta ha decidido avanzar en la recuperación de las islas Malvinas desde una posición novedosa como es la discusión a través de los organismos internacionales con Latinoamérica apoyándonos a nosotros, incluyendo en ese colectivo al otrora servidor de la reina, como fue el Chile de Pinochet. Y no lo hacen solamente por una cuestión de solidaridad continental con el hermano latinoamericano, sino fundamentalmente por las islas Malvinas hoy representan una plataforma en el Atlántico Sur para ser utilizada por la OTAN. Esto significa que de surgir un conflicto en la región, por ejemplo en la triple frontera, si Estados Unidos decidiera intervenir tendría facilitada la tarea pudiendo ubicar su base en ese territorio. Esto parece que el historiador de la democracia global, Romero, en su artículo http://www.lanacion.com.ar/1448512-son-realmente-nuestras-las-malvinas no lo ve o se hace el disimulado.

Toma el planteo inglés de escuchar a los falklanders dice, porque han vivido mucho allí (se equivoca cuando dicen que no echaron a nadie). Decirle falklander ya es una resignación que asume de entrada sobre los usurpadores, asumir la fantasía de la autonomía en un espacio donde hoy no aparece ese conflicto es jugar el juego inglés (o creemos que si aparece un malvinense queriendo ser argentino ellos van a decir “bueno les entregamos las islas, ¿quieren un café además?). A veces los argentinos nos sorpendemos que haya uno así, como Romero, entre nosotros, pensar que tiene un lugar muy importante en el mundo universitario. Él ya entregó Malvinas cuando se perdió la guerra, listo a otra cosa mariposa. Hoy ya no son nuestras dice, como Martín Caparrós, que el planteo de soberanía es algo más ligado a un pasado nacionalista que mejor dejar atrás que a a alguna razón del futuro. pero por lo que decíamos arriba respecto del apoyo latinoamericano y la nueva construcción de hegemonías en el mundo se equivoca. Porque el futuro es la construcción de más unidad latinoamericana y eso se dificulta si lo tenemos que hacer con la potencial amenaza de la OTAN a pocos kilómetros del continente. Más allá de la guerra, del ninguneo a los excombatientes durante 20 años, hoy la causa Malvinas es una causa llena de futuro porque en ella se juegan los destinos, ya no sólo argentinos, sino latinoamericanos. Si podemos torcer el brazo de la vieja potencia inglesa podremos demostrar como latinoamericanos que el futuro nos deparará un lugar de respeto y dignidad y así defenderemos nuestro derecho a gobernarnos a nosotros mismos sin la imposición de fuerzas externas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s