Macri nos recuerda que es un tilingo

No deja de sorprender la forma en que el Jefe de gobierno de la Ciudad decide cruzar al gobierno nacional. Desde que asumió su primer mandato en 2007 siempre se ubicó en el lugar de víctima de un gobierno despótico que lo que buscaba era correr de la política a quienes “venían de afuera a ayudar”. Y ese verso ha ido creciendo al ir construyendo una supuesta voluntad dialoguista que se definía por 2 palabras: diálogo y consenso. A Mauricio Macri le tocó un lugar en la historia complejo. Acostumbrado a formar para te de las elites del poder económico que eran amigas del poder político de turno, esta época parece que lo excepcional se va transformando en la realidad. ¿Cuántas veces habrá dicho Macri que el kirchnerismo estaba terminado? Demasiadas. Y ese pensamiento deviene de una forma de comprender la política que tiene que ver con la educación que ha recibido el ciudadano argentino y sobretodo el porteño. Nuestros 200 años de historia demostraban que los gobiernos populares o que intentaban serlo terminaban siendo subsumidos por el poder tradicional de la Argentina. Y esa matriz es la fundante para pensar al kirchnerismo como un suceso fugaz que ya terminará, un mal sueño que va a terminar cuando nos despertemos. Pero rompiendo todas las lógicas el kirchnerismo ha decidido inventar y transformarse en el único gobierno con 3 mandatos consecutivos en la historia argentina. Es una novedad que viene a trastocar el orden del pensamiento conservador y entreguista del poder tradicional argentino. Van pasando los años y esos que se creían que iban a barrer con una escoba cuando el poder político cambiara de signo van creciendo y cada vez mejor organizados. La juventud organizada quizás es el peor temor, indica que estos malos sueños se pueden transformar en una verdadera pesadilla que no tenga fin. Y la pesadilla de ellos es la felicidad de la mayoría y la grandeza de la Nación. El kirchnerismo redobló la apuesta y decidió reconocer a Macri como un gobernador más realizando una de las medidas más justas de la historia federal. Entregarle el manejo de los subtes al gobierno de la ciudad. Realmente es inadmisible que todo el país financie el trasnporte de los porteños, es una rémora de un pasado en donde el centralismo porteño logró hacer que todo el país les pagara sus chiches. Antes esto era moneda de cambio, algo común de todos los días. Este es otro gran cambio del kirchnerismo, una presidenta que puede decir que todos los argentinos estamos poniendo más para la ciudad de Buenos Aires que para el NOA o el NEA. Es algo básico pero es una medida de un federalismo radical, a la Artigas. Sin mediar discusiones el Estado saca el dinero de quien considera que no lo necesita y lo pone donde considera que se necesita. Simplemente eso. Algo tan sencillo como eso. Pero Macri al igual que un porcentaje muy importante de ciudadanos de la Ciudad creen que el Estado argentino les debe algo, es un sentir clásico en la clase media porteña que no veía los subsidios de todos los argentinos al precio del subte o de los demás servicios públicos, pero si veía la entrega de la asignación universal por hijo sectores sociales que su menatlidad naturalizadora pensaba que les estaban regalando algo a quien no se lo merece. Decimos mentalidad naturalizadora, porque eso es lo que hacen, naturalizan una situación dada y creen que eso es fue y será la realidad. Es decir el porteño ya tiene gas, tiene luz, tiene agua potable, tiene asfalto, todo eso viene con la idea de ser porteño. No le preocupa quien se lo dio, sino que todo eso es un plafón que permite olvidarse de como se consiguió y sentir que a quien se le está dando, esto que para ellos hoy es una realidad, no se lo merece. Es un pensamiento tilingo, se olvida de su origne y cree que por lo que recibió sin esfuerzo se merecería más. Entonces Macri se sienta sobre eso y reproduce una y mil veces este pensamiento. Él pide lo que le corresponde que es que le pasen el subte con dinero para hacer obras y que si no mejor ni se lo pasen y que todo el país siga pagando eso porque es la realidad a la que nos acostumbramos y no nos sorprendería que siguiera todo así. Pero si sorprende cuando el gobierno nacional financia proyectos sociales en Jujuy o en Chaco o donde fuera. El porteño siente que se le debe algo, porque paga sus impuestos y no logra ver en que se van esos impuestos. Con su plata se financia a los negros dirán. Hasta que se enteran que los malignos K les subsidiaron los subtes por años. ¿Eso los hará cambiar? No creemos, seguramente sigan mirando a París o Nueva York y puteando porque Argentina queda en Latinoamérica. Por eso es tan importante saber la historia, para saber que siempre se viene de algún lado y que si en un momento el estado argentino ayudó al desarrollo de la ciudad de Buenos Aires hoy es el turno del desarrollo de otros lugares que quedaron relegados. El federalismo se ejerce de un centro de poder centralizado, porque en la inercia siempre ganan los mismos, los que naturalizan todos sus beneficios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s