Evita, Roca y Cristina

Podríamos decir que la presidenta lo hizo de nuevo. Ante el cumplimiento de los 60 años de la entrada en la inmortalidad de Evita, sabiendo la discusión existente sobre la figura que adornaba el billete argentino de 100 pesos, tomó la decisión de poner la figura de la primera mujer que se reconoce como constructora de la patria argentina en la moneda nacional. Mucho se había dicho sobre la figura de Roca en el billete, y desde aquí decíamos también que eran bastante sospechosos quienes critican a Roca, pero no lo hacen con Mitre o Sarmiento que fueron los ideológos de la matanza contra la verdadera oposición política de las décadas del 50-60-70 del siglo XIX que fueron las montoneras federales. El porteñismo que perdió el control del puerto con Roca no estaría en desacuerdo en quitar a Roca de ese lugar y más en su versión aggiornada de macristas new age. Roca es una figura liberal polémica, realmente para el billete uno pondría a cualquier otro, pero los argumentos antiroquistas por la campaña del desierto generalmente vienen de los porteñistas que se vieron perjudicados en sus intereses o de grupos de izquierda que militan por las causas que se encuentren a por lo menos 500 km. de sus casas.

Y la presidenta resolvió esta situación de una forma magistral, quitó a quien hacía ruido, y la puso a Eva, a la mujer que con su obra política logró incluir a miles de argentinos que por primera vez en el país se sentían escuchados e integrados. Cuantas veces hemos escuchado infinidades de anécdotas de gente que recibió una bicicleta, una pelota, un colchón, o algo que había ido a pedir a la Fundación y lo necesitaba. Y Eva resolvió esas situaciones con la claridad de quien sabe lo que es la vida del pueblo, sin caridad, sino garantizando que todas las acciones emprendidas por la fundación Eva Perón era para restituir derechos a quienes se los habían quitado. Hoy podemos imaginarnos que una bicicleta no resuelve nada en lo estructural, pero seguramente le cambia la vida a tantos niños que nunca creyeron que iban a poder tener una. Fue la manera de decirles: uds. están adentro de este país, es suyo también. Y ese fue el peor pecado según la oligarquía argentina, hacerles creer a los  que llamaban cabecitas negras que este era su país y que podrían hacer algo por él, además de trabajar para el patrón. Eva no fue madre, pero por su rol de mujer pareció serlo de muchos argentinos que estaban desamparados. Ladera de Perón , luego de muerta quisieron separarla del líder del movimiento, buscando crear la sensación de que estaban enemistados en cuanto a los proyectos. Ella mejor que nadie había entendido la revolución peronista y todo lo que esta había brindado a los que nada tenían, y por eso se animó a ir a hablar con los trabajadores ferroviarios que le hicieron dos paros a Perón en el 50 y el 51. Justamente los ferroviarios quienes habían sido los primeros en brindar el apoyo para la elección del 46 eran quienes luego de la nacionalización salían a pedir más para ellos. Eva les pidió que entendieran la etapa, que por ellos se había hecho mucho, que hasta se habían recuperado los ferrocarriles, pero este grupo dentro del sindicato decidió ir a la huelga y algunos de ellos terminaron participando del intento de golpe de estado del 51. ¿Podemos entender nuestra coyuntura desde este lugar?

Todo esto porque leí esto de Teodoro Boot en el blog del ingeniero http://desdegambier.blogspot.com.ar/2012/07/hoy-el-post-lo-hace-teodoro-boot-billete.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s