Movilizaciones de sectores medios y altos en Argentina

El 18 de abril pasado fundamentalmente en las grandes capitales de provincias sobretodo en la capital federal muchos ciudadanos salieron de sus casas hacia las plazas públicas con el objetivo de hacer escuchar su voz porque aparentemente hay un gobierno autista que no escucha ni los ve.

En nuestro país históricamente ha dominado el sentir de los habitantes privilegiados de los centros urbanos la idea de que ellos son la verdadera fuente del poder político, ellos son quienes deben decir en última instancia si algo anda bien o si hay que cambiarlo. Esa es la fantasía o mito que viene funcionando desde que este país empezó a construir primero con las escuelas de Sarmiento, después con la legalización de los inmigrantes de Yrigoyen y finalmente con el proyecto económico nacional de Perón que amplió el sustento. Un mito que se puede ver en muchas interpretaciones de la crisis de 2001 cuando aparentemente todo estalló porque amplios sectores de la la llamada clase media decidieron salir de sus casas con el reclamo concreto por sus ahorros y luego con el reclamo ampliado del que se vayan todos dando cuerpo a la crisis terminal del modelo neoliberal en el país. Aparentemente hay algo de eso que la historia empieza cuando ellos llegan, cuando ellos se deciden a opinar sobre el rumbo del país.

En la marcha del 18 de abril (particularmente eso de las abreviaciones de los meses es un modismo norteamericano que no me gusta) no aparecían reclamos concretos, como puede ser: nos falta un puente allá, hay que asfaltar tal calle, hacer tal ruta, poner un semáforo, pedir un hospital, más escuelas, decirle que no a un indulto. No era nada de eso sino que los ciudadanos salieron a quejarse del gobierno y de un clima que aparentemente lo habría creado el mismo gobierno en donde se respira tensión. Por supuesto que la situación del dólar está presente y habrá que analizar cuanto benefició al país la imposibilidad de que se utilice esa moneda como forma de ahorro, sin mediar ningún aviso oficial, seguramente por temor a una nueva corrida. Decían que era una marcha contra la corrupción del gobierno, pero si en ese lugar está el líder de UATRE que utilizaba las libretas de los peones rurales para enriquecerse, dejennos dudar de ese carácter. El tema de la corrupción es complejo porque el poder dominante en la Argentina creó las formas históricas para robarle al Estado cuando lo necesitara, y todos sabemos que en el gobierno actual puede haber situaciones de corrupción. La cuestión es como se enfrentarán, porque los corruptos hoy no sólo le hacen daño al estado, sino también a la continuidad de un proyecto política que está construyendo la fuerza necesaria para terminar con la Argentina para unos pocos que teníamos. En el último tiempos vimos como la justicia ha avanzado sobre exfuncionarios como Jaime o aliados tácticos como Pedraza dejando expresado que hay una voluntad de no cubrir situaciones inexplicables.Pero también es importante entender que si el caballito de batalla es sólo la honestidad de los funcionarios eso quiere decir que no pueden debatir ideas porque el proyecto político económico que defienden los representantes o futuros representantes de este sector todavía está muy devaluado en el país.

Creo que lo que se ha constituido es un bloque social antikirchnerista, que sólo puede juntarse para eso, porque pese a las ganas que tienen algunos de repetir el experimento de la oposición venezolana en la Argentina no están dadas las condiciones para que la oposición pueda ir toda junta a una elección. Primeramente porque el radicalismo que gobierna algunas provincias sigue siendo una fuerza política nacional que no le va a regalar su aparato a nadie. Decir que es una fuerza nacional es decir que está en todo el territorio y canaliza en muchas provincias la oposición a un oficialismo de turno. hoy no se puede, eso no quiere decir que en un futuro la cuestión sea distinta.

Pero volviendo con la referencia al mito podemos ver como un sector social de la Argentina se cree dueño de los destinos del país. No les importa que el gobierno fue electo con el 54% porque en ese porcentaje hay una gran cantidad de “negros”. Y como se sabe en Argentina los negros está bien que limpien y laven, pero no mucho más. Y menos que el gobierno se base en ellos para tomar decisiones que perjudican al sector medio. Porque en última instancia la imposibilidad de ahorrar en dólares es eso, se prefiere la preservación de trabajo de la mayoría de los argentinos a través de la defensa del ahorro nacional que el derecho a comprar la moneda norteamericana. Y eso pesa, es una elección política que este gobierno hizo hace rato y que hoy, por primera vez se ve claramente que hay un sector social difuso en su expresión política, pero unido en la queja antigobierno que no quiere el rumbo que este gobierno ha tomado. Y está bien que así sea porque las decisiones políticas que se han tomado por citar una de las últimas que fue la ampliación de derechos para las trabajadoras domésticas están cambiando el país de abajo hacia arriba y eso no te lo perdonan las clases altas y medias ni de Argentina ni de Chile ni de ningún lado.

Desde el punto de vista de los sectores dominantes nuestros países se crearon en el siglo XIX con el objetivo de resolverle la cuestión de la alimentación a las potencias europeas. Las sociedades que se desarrollaron adentro crecieron con ese sello en la frente por lo que los sectores altos y medios podían llegar a hacer una crítica sobre la corrupción, pero viviendo siempre dentro de un esquema donde el mercado mundial y nuestra adaptación a él hacía que hubiera incluidos y excluidos. Y los excluidos siempre se asociaron al color oscuro de la piel y luego eso se hizo una teoría que hoy ni tienen que explicar, es así te dicen. Y vienen a decir que movilizaron mucha gente, lo sabemos, pero también sabemos que del otro lado también se moviliza mucha y parece que mucha más en pos de un proyecto. Lo otro es el sueño eterno del voto calificado.

Esa situación se puso en crisis con el peronismo y vuelve a ponerse en crisis ahora. El peronismo no la transformó, la trató, quiso resolverla, pero no pudo. Esa sociedad que no quería cambiar prefería que corrieran ríos de sangre antes que la situación cambiara. Y en ese momento lo lograron derrocaron al peronismo y terminaron en la dictadura del 76 donde además de amasijar a los sectores populares tuvieron especial predilección por el aniquilamiento de hombres y mujeres pertenecientes a los sectores medios que apostaban por un proyecto de nación soberana con desarrollo para todos.

Esa porción del pueblo reapareció fugazmente con la crisis de 2001-2002 cuando los que protestaban en los centros urbanos y vivían en ellos, aceptaron ayudar a los desposeídos organizados en el movimiento piquetero.de ahí quedó le de “piquete y cacerola la lucha es una sola”: Esta situación no persistió y fue con la llegada del kirchnerismo y la opción por la discusión con las corporaciones cuando volvió a crujir el entramado social volviendo, como todo buen movimiento nacional y popular, a atravesar todo el cuerpo social dividiendo incluso a los sectores medios y medio altos para sumar a un gran número de ellos a un proyecto soberano con integración. es lo más natural, en estrictos términos sociales, que se produzcan estas situaciones. Los sectores que quieren defender el estilo de vida que para ellos es la única manera de vivir van a intentar frenar con todas las herramientas que tengan a su disposición cualquier cambio de envergadura estructural. Pero esto no es de nuestro país, Venezuela, Chile, Bolivia, o donde quieran ver en América Latina va a tener estos cimbronazos. La particularidad es que Argentina tiene una clase media importante que se ha creído en un lugar determinante de la opinión que no puede creer que el gobierno no los tome en cuenta. Están dispuestos a defender a las corporaciones con tal de que este gobierno termine. Quizás no como un acto ideológico liberal sino como un reflejo reaccionario, respondiendo después de tantos años de penetración cultural al llamado de los grupos minoritarios privilegiados que, otra vez, les quieren contar el cuento de la teoría del derrame.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s