¿Quién fue Videla?

Jorge Rafael Videla fue un militar argentino que llegó a general y fue cabeza de la junta militar que derrocó a un gobierno popular elegido en elecciones libres. Ese 24 de marzo de 1976 fue tomado por los sectores dominantes de la Argentina como el inicio de la gran oportunidad de destruir para siempre el país que había creado el peronismo desde 1945.

Videla representó una forma de ser de los militares latinoamericanos que privilegió siempre su cercanía a los factores de poder real y que estuvo siempre dispuesta a dar la espalda a las mayorías populares. Todo lo contrario a San Martín, Mosconi, Savio, Perón. El Estado les daba armas para defender a la patria y esta tendencia siempre creyó que la patria eran los empresarios que les endulzaban el oído buscando su apoyo. Esos empresarios que además eran blancos, occidentales y cristianos como el destino que se imaginaba Videla tenía que correr la Argentina.  Más preocupados por quedar bien con el mundo exterior que con la suerte de su pueblo. En plena guerra fría había que estar con los defensores de esos valores cueste lo que cueste.

Va a pasar a la historia por ser el jefe político-militar del exterminio desatado por su gobierno, fundamentalmente contra los trabajadores organizados, en pos de cambiar la Argentina favoreciendo a los dueños de siempre. También será recordado por promover una palabra como destino trágico de los argentinos, fue quien impuso el concepto por el que nos conocen en el mundo además de Maradona y Messi: hoy desaparecido, como forma de terrorismo de estado, se dice en español gracias a Videla.

Hoy se murió, gracias al kirchnerismo que supo interpretar las demandas de todos los familiares y un conjunto social importante, en la cárcel de Marcos Paz. En pleno conurbano donde viven los trabajadores que fueron excluidos por el modelo de país que Videla lideró junto a Martinez de Hoz.

Videla había sido puesto preso en la década del 80 por el gobierno de Alfonsín y luego liberado por los indultos de Menem en los 90. 10 años después fue el gobierno kirchnerista quien lo volvió a colocar tras las rejas en una cárcel común a quien traicionó su juramento militar de defender a la patria y la entregó al capital extranjero.

Murió sin dar más datos sobre el paradero de cientos de chicos secuestrados, sin dar datos del archivo de los detenidos desaparecidos. Quizás su muerte sea la posibilidad de que otros militares puedan contar lo que su jefe ocultó para siempre.

Videla nos legó para siempre el modelo de lo que no debe hacer un militar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s