Reflexión entre elecciones

 

Después de la editorial de La Nación reivindicando el golpe contra Perón y llamándolo errores propios de presidente depuesto, lo que aparece en el horizonte es el intento de recomposición de una fuerza reaccionaria que aparecía en la superficie con la necesidad de presentarse con alguna máscara. El triunfo electoral en la provincia de Buenos Aires de Sergio Massa junto con la pérdida de votos a nivel nacional del kirchenrismo, más el inveitable fin de mandato sin reelección de la presidenta parece que empezaron a envalentonar a más de uno que estaba agazapado. La idea de una derecha agazapada es justa y precisa. Estaban esperando este momento para salir con su artillería y a veces en su apresuramiento muestran sus verdaderas intenciones.

La experiencia de mi generación en política comenzó en la década del 90 siendo totalmente marginales de las grandes decisiones sobre los destinos del país. Reivindicando a Perón todos los días había que pelearse para reconcoer históricamente que el golpe del 55 abrió una grieta en nuestro país que permitió que la oligarquía reaccionaria tomara las riendas en la conducción del país. Las ideas de defensa de un sentir nacional y popular eran crudamente marginales y hablar de antiimperialismo, de nacionalismo, o de gobierno popular estaba casi vedado por las grandes mayorías que esperaban que algo nuevo surgiera. La derecha ni se gastaba en defender sus posiciones en la historia porque todo estaba cerrado y tenían la vaca atada. Cuando Kirchner asumió Claudio Escribano editorialista de La Nación le explicó que tenía que hacer para sobrevivir, porque evidentemente ni se gastaba en decirselo personalmente. Desde un diario te podían marcar la agenda de un gobierno de 4 años. y realmente lo hacían. Esa historia como sabemos, cambió, pero tenemos que decir que ese cambio no está solidificado. La derecha hasta hace poquito tenía que hablar de la pobreza, recuerdo al presidente de la Sociedad Rural diciendo que ellos podrían terminar con la pobreza, ellos los mismos que la generan, podrían si quisieran terminar con que sus compatriotas tengan una vida de faltantes desde que nacen. Daban risa y pena al mismo tiempo, pero lo interesante era que no podían decir alegremente que por ejemplo que la situación que hizo que Perón dejara de ser presidente no fue un golpe de estado.

Luego de las Paso y más allá de los errores propios del gobierno, que seguramente los hay (sólo se equivoca él que hace, los fiscales de la vida que nunca hicieron nada no se van a equivocar nunca, tampoco van a acertar) la derecha sale de su escondite y comienza nuevamente a instalar el sentido común con el que vinieron a confrontar los gobiernos kirchneristas. Gobiernos que rompieron la inercia de lo que estaba bien y lo que estaba mal y pusieron sobre la mesa todo lo oculto que encontraron. Son gobiernos sociológicos, que además de hacer develan quienes están por detrás de los poderes. Por lo menos como varios entendemos que debe funcionar la sociología, como canal desnaturalizador que ayude a pensar y hacer. Pensar y hacer, nunca el uno sin el otro. Historizar como se constituyen los poderes que actúan en nuestro suelo en la actualidad. Recuerdo cuando fue el homenaje a las víctimas de los bombardeos del 16 de junio de 1955 con la inauguración de un monumento en la plaza donde después se armó el kilombo por el tema de la estatua de Colón, ese bombardeo que fue ocultado de la historia. La única fuerza armada del mundo que bombardeó a su población civil bajo los designios de grupos económicos que no querían perder el lugar de privilegio que tenían luego de que este país se volcara como centro agroexportador a la potencias mundiales de occidente. Esa reparación histórica por supuesto fue ocultada por los grandes diarios, es el reflejo de esa época que quieren acabar, no mostrar los gestos del gobierno sin poder decir lo que realmente piensan. Por eso tanta mentira y tanto invento. Les pasa que en la Argentina el modelo que quieren implementar ya lo desarrolló Menem y una gran parte del pueblo se fue a la banquina.

Por esta horas los muchachos se han vuelto a dar ánimo para volver a salir de la situación en que se encontraban, volver a levantar sus banderas históricas con la segura intención, de como proscribieron al peronismo durante 18 años, poder ahora borrar el camino que con tanto esfuerzo y sacrificio fue nuevamente construyendo nuestro pueblo. El problema que tienen es que hoy aunque nos quieran devolver a la marginalidad y a volver a ser los locos de las mesas familiares, no se dan por enterados que existe una gran porción de juventud estudiante y trabajadora a la que ya no podrán embaucar con los mismos cuentos que siempre han contado en la historia de nuestro país. Esos cuentos se terminaron el 25 de mayo de 2003 y está en nuestro pueblo y en sus organizaciones ser concientes de la hora que atravesamos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s