Historias del peronismo. Rucci, Tosco, Perón, Cristina y cómo se cambia este país.

Este intermezzo electoral entre las PASO y octubre está generando diferentes situaciones en torno a la historia del peronismo y sobretodo como interpretamos hoy lo que pasó hace 40 o 50 años.

Hoy se cumplen 40 años del asesinato del secretario general de la CGT José Rucci. La paco Urondo hizo este dossier http://www.agenciapacourondo.com.ar/secciones/88-especiales/12768-40-anos-del-asesinato-de-rucci.html que me parece que sirve para orientar a alguien que quiera entender un poco de que fue esa época. Y pensarlo desde el kirchnerismo es todo un desafío, porque como bien dicen en la paco, el kirchnerismo discursivamente se opuso siempre al cierre ortodoxo del peronismo que representaba en aquella época Rucci. Por mi parte siempre pensé que era un error entregar la figura del secretario general de la CGT para un grupo que se autodenomina peronista y muchas veces se abroquela con las patronales. Es interesante ver las coincidencias de la entrevista debate entre Rucci y Tosco. Entrevista que conducía un joven Gerardo Sofovich. Coincidían en nacionalizar la banca, el comercio exterior, y varias cosas más. No coincidían en cual debía ser el rol de los capitalistas en este proceso. Como dice la Paco el kirchnerismo estuvo mucho más cerca de las posiciones de Rucci e incluso todavía le falta para acercarse a los planteos generales. Eso igualmente no es culpa del kirchnerismo sino de una sociedad que en estos 40 años que transcurrieron desde ese momento, no ha dejado de correrse un momento a posiciones que expresaron un retroceso brutal y una falta de perspectivas en cuanto a lo que pudiera acontecer. También el despliegue de los medios de comunicación con su lógica del todo ya, y que lo mejor es el espontaneísmo le hicieron un mal enorme a la necesidad de organizarse para liberar este país. Entonces el pueblo para sacarse de encima la hiperinflación aceptaba que se entregara la soberanía, total como decía Neustadt la soberanía no estaba adentro del teléfono ni en un pozo de YPF. Lo que le faltaba contar a Neustadt es que si alguna vez necesitaba por alguna razón cualquiera usar, por ejemplo los tanques militares, para defender a tu país contra alguna invasión ibas a tener que llamar primero a España a ver si habilitaba que te cargaran nafta. Ahí estaba la soberanía Bernardo. Pero decíamos en nombre de dejar de sufrir la coyuntura se pudo practicar, en un pueblo que había sido atemorizado por la represión, y que había visto como los intentos de una solución por izquierda se habían dado contra la pared. Al mismo tiempo que se caía el muro de Berlín y la doctrina de que el capitalismo existente era lo único que podía ocurrir de ahora en más  era la verdad revelada. Y hay que decir que se equivocaron y desde 2003 viene reflejándose en que el grupo de gobierno pudo demostrar que se podía ir hacia las posiciones que se defendían hace 40 años. Ir hacia esas posiciones para recuperarlas en un tono actual, demostraron que lo del 89 había sido un error, era posible otro mundo, difícil pero posible. América Latina empezó a pensar nuevamente en esa clave, en cada lugar con su matiz, pero hay algo en donde la ruptura del consenso de Washington nos coloca a todos igual: hay un futuro incierto que no está predestinado por el liberalismo ortodoxo de mercado. Hoy ese liberalismo es una voz más de las que hay. Ese es el corrimiento social desde el lugar conservador liberal en el que estaba hacia formas de recuperación de nuestra historia y de una relación particular del estado y la sociedad, una relación peronista.

Algo similar a lo que ocurre con Rucci, me parece que pasa con la figura de Perón en su retorno. Por izquierda se ha criticado mucho el rol del último gobierno de Perón, y como este vino a frenar los cambios que se creía que iban a poder desarrollarse. Perón quiso reimplantar el pacto social que había construido en sus primeras presidencias donde el rol predominante era el de los trabajadores organizados y el empresariado. Los sectores juveniles que adherían sobre todo a la conducción de la Organización Montoneros enfrentaron al pacto con las armas en la mano. La izquierda representada por el PRT también. El lema para estos últimos fue que Perón venía a la Argentina a frenar la revolución inminente. Tan inminente como la del 45 que vino a frenar también Perón. Era un frenador de revoluciones inminentes. Olvidan algo sencillo que es que en América Latina los procesos de cambio tienen liderazgos caudillescos claros, con lo bueno y lo malo que tiene eso. Hay una buena nota de Mario Wainfeld al respecto.  http://so000260.ferozo.com/pdf/Mario%20Wainfeld%20-%20El%20gobierno%20peronista%201973-1976.%20El%20Rodrigazo.pdf

Esta visión del Perón frenador de revoluciones lo entrega en bandeja al discurso de cierto peronismo conservador representado en el gobernador de Córdoba y otros como Sergio Massa, que buscan crear una nueva figura que es la del Perón panda. Claro que venía a frenar la revolución, claro que venía a reconciliar a los argentinos. Perón se volvió conciliador y dispuesto a tocar pocos intereses. Después vemos que abrió relaciones con una Cuba ultrabloqueada, con los países del este comunista europeo, y que planteó el pacto social favoreciendo a los trabajadores y ahí se cae esa imagen que quieren simbolizar con el abrazo de Perón y Balbín. A algunos de la actualidad les gustaría abrazarse para entregar cualquier tipo de convicción si es que les queda alguna, en función de ocupar algún cargo o de una diputación. Hay corporaciones, ¿qué hacemos con eso?. Entonces los extremos se unen para regalar la figura y la historia de Perón. Claro que existió la Triple A, no sabemos hasta donde tenía conocimiento Perón de eso, pero porque haya existido dentro del gobierno ese grupo no podemos pensar en que la estrategia de gobierno general era la de masacrar al pueblo, de hecho a Lopez Rega lo echaron los trabajadores. ¿Podemos ver hoy más allá de la sangre?

La presidenta dijo en los últimos días que ella en el 73 votó a Perón por izquierda, a través del FIP del colorado Ramos que siempre se enfrentó a la posición mayoritaria en el ala izquierda representada por Montoneros. También agregó la presidenta que nunca descreyó del viejo general de su lugar de líder del pueblo. Puso un ejemplo muy interesante al decir que cuando ellos militaban lo hacían en nombre de Perón y que si cuando este volvió no les gustaba lo que hacía tendrían que bancárselo porque el error sería no conocer a Perón, no que este no hacía lo que ellos querían. Pero a partir de esta resignificación la presidenta está diciendo que no va a regalar la figura de Perón y que no cree en el lema que por izquierda del movimiento se construyó que fue el “Perón nos cagó”. Con el diario del recontra lunes se visualiza que el pacto social del 73, principal política del peronismo, hoy sería levantado por cualquier agrupación de izquierda. Y eso hace 40 años para la autodenominada izquierda peronista era un “giro a la derecha”. Claro en ese momento no se vislumbraba el cambio a nivel mundial con la crisis del petróleo, las dictaduras nefastas en toda América Latina, en definitiva no se vislumbraba que el retroceso podía ser mucho mayor que una simple salida de un grupo de la esfera del poder que da el gobierno popular.

En ese momento se dio una imposibilidad, a partir de desencuentros históricos y generacionales, de que el gobierno del pueblo liderado por Perón avanzara y se consolidara. Lo que vino después es conocido, pero tiene que servir para este presente en donde en vistas a las elecciones legislativas de octubre el gobierno está diciendo “miren que esta herramienta que hoy gobierna la Argentina, no es para siempre y no tenemos muchas más posibilidades, con aciertos y errores esto es lo mejorcito que nos pasó, y lo que ayuda a caminar hacia la soberanía de la patria” lo otro ya lo conocemos, no hay mucho nuevo bajo el sol. Sabemos que sin el necesario conocimiento del pasado los errores se pueden cometer una y mil veces. Y sabemos que hoy las corporaciones enfrentadas al gobierno argentino juegan a tensar la cuerda en lo que les dio resultado la pelea entre una izquierda y una derecha dentro del movimiento nacional. Ellos hacen ese juego, ¿y nosotros?

Anuncios

3 pensamientos en “Historias del peronismo. Rucci, Tosco, Perón, Cristina y cómo se cambia este país.

  1. Pingback: Perón panda | L@s operari@s del Plan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s