Cambios de nombres en la historia del peronismo

El gobierno argentino actual parece a simple vista poco afecto a los cambios, pero si uno mira en áreas determinadas como ser la jefatura de gabinete, el ministerio de economía, el de justicia y ahora el de seguridad por nombrar algunos la cosa se mueve bastante. Es diferente si miramos Trabajo, Desarrollo o Planificación ahí la cosa se mueve menos y junto con los asesores directos de la presidenta dan la sensación de que hay poco movimiento. Siempre, para todo en la vida, hay que tener la certeza de que es posible estar peor, con lo cual los cambios por los cambios en si no garantizan mejoras, quizás si abren expectativas de que alguna situación pueda ir para otro lado. Pero en nuestro país no hay tantos lados para ir, como no los hay en América Latina. Siempre decimos que Estados Unidos, pese a la derrota del ALCA en 2005, tuvo y tiene proyecto para nuestra región. Hoy ese proyecto está representado en países como Chile y Perú que tienen un crecimiento debido a la exportación de sus riquezas naturales y tienen cristalizada una situación de desigualdad estructural que forma parte del paisaje. No menciono a Colombia porque al tener una guerra adentro, y que su principal producto de exportación sea la cocaína, hoy ilegal, tiene características propias.

Como decíamos Estados Unidos siempre tiene proyecto para nosotros, con lo cual las posibles salidas para nuestro país no son muchas. Una es seguir defendiendo, recordando hoy el 20 de noviembre, la soberanía nacional en tanto las decisiones políticas se toman en la casa de gobierno por representantes elegidos por el pueblo. La constitucionalidad de la ley de medios vino a remarcar esa situación. Ahora la pregunta es como se sigue desarrollando un proyecto de crecimiento con inclusión cuando comienzan a faltar las divisas. Para eso nada mejor que recordar a Perón.

En el segundo gobierno de Juan Perón, el que comienza en 1952 comenzaba a aparecer una situación de crisis debido a la falta de divisas para abastecer el crecimiento industrial. Las divisas por supuesto venían del agro, y los yankis se habían encargado de que si ellos ponían la plata para la reconstrucción europea con el plan Marshall estos países estuvieran obligados a gastar esos dólares en comprar productos norteamericanos. Es importante entender que al contrario de Inglaterra, la industrialización de Estados Unidos no se produjo sobre el agro y se siguió manteniendo esa producción competitiva con la nuestra. En esa época le vendíamos a Europa nuestros granos y carnes por lo que esta situación generó una situación dificultosa en el país, que además tuvo la pérdida de la compañera Evita, como para hacer más dramática el momento. ¿Que se imaginó Perón? Primero cambió a su ministro de Economía, Miguel Miranda, a quien le debemos la recuperación del ferrocarril entre otras cosas. Miranda era muy apreciado por el presidente y por el movimiento político, pero igualmente lo quitaron del medio. Perón ubicó a técnicos económicos a arreglar las cuentas mientras él conducía la política. Y de ahí surgió la idea de pactar con una empresa norteamericana para que explorar un pedazo de la provincia de Santa Cruz. Esta empresa debía generar el recurso y venderlo en el país que de esa forma garantizaría el abastecimiento y podría gastar las divisas que utilizaba para comprar combustible en otras cosas. Además se lograba distender una situación con Estados Unidos sin arrodillarse, pero entendiendo que la Argentina sola no podía pelearle de igual a igual a una potencia que comenzaba a desplegar su poder imperial en todo el globo. Era el gran momento de ascenso de la potencia norteamericana, esa situación le tocó vivir a Perón. Entonces el acuerdo aparentaba ser una forma de resolver la demanda energética para seguir produciendo y a la vez una distensión en las relaciones con EEUU que a la Argentina, como debía comprar allí los bienes de capital, no le convenía cerrar totalmente. Esto pensando dentro de un proyecto capitalista, porque la otra hubiera sido hacer lo que hizo Fidel, cerrar la cortina, pactar con la URSS y que ocurriera lo que debiera ocurrir. Sobre Cuba ya escribiremos un post en particular para hablar sobre estas cosas.  En los 50 después de Yalta no se veía aún esa posibilidad, el peronismo tuvo relaciones con la URSS, pero si algo estaba seguro es que no se iba a arrodillar frente al dictado de ningún polo de poder. Entonces Perón va hacia ese pacto para la exploración petrolera, donde no cedíamos una gota de soberanía sino que explotábamos lo que no podíamos nosotros por falta de recursos. Los radicales con el hoy alabado por la oposición política, Arturo Frondizi, se opusieron aduciendo que se entregaba la soberanía. Luego declaró Frondizi que esas posiciones estaban sustentadas en los intereses de las empresas británicas que preferían mantener el recurso bajo tierra y empujar para la caída de Perón, así podrían negociar con un nuevo gobierno. Cosa que finalmente ocurrió y terminó siendo la british petroleum la ganadora. En las disputas entre petroleras ayer como hoy se tiran entre ellas cuestiones de soberanía y hoy también de ecología, sino habría que ver que opinan las petroleras europeas del acuerdo de la actualidad con Chevron. La cuestión somos los argentinos que a veces acompañamos posiciones de una disputa de multinacionales y perdemos de vista nuestros intereses.

También en ese momento Perón planteó ir hacia un acuerdo de aumentos de salarios sobre productividad. Eso quería decir que se mantenían todas las mejoras, pero de ahí en más las mejoras salariales debían estar supeditadas a aumentos en la producción. El proyecto así se mantenía, garantizando la justicia social, pero iba arreglando algunas situaciones que no habían funcionado bien pese al crecimiento.  En la actualidad a eso se llamó sintonía fina, ver en que se gasta, que recursos se tienen, cuáles son las prioridades, porque en tiempos de crisis lo que primero escasea son las divisas y hoy no podemos autoabastecernos para mantener el funcionamiento del país.

Por supuesto el contexto de la actualidad con el surgimiento de China y de relaciones sur sur aún no potenciadas, hace ver que la perspectiva de salida de esta situación sea diferente de la que tuvimos en el 52. Pero hoy como ayer siguen apareciendo los agoreros que pronostican el derrumbe de todo y que sólo estarían contentos con la salida anticipada de este gobierno que para ellos malgasta la plata en el pueblo.

Como sabemos luego a Perón lo voltearon, pero no por una crisis económica, sino por cuestiones políticas. De eso también tenemos que aprender. 

 

PD: una interesante nota de Aldo Ferrer sobre el contexto económico http://www.diariobae.com/diario/2013/11/07/33385-el-presente-de-la-industria-depende-del-campo–y-el-futuro-del-campo-de-la-industria.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s