Dólar, vacaciones, peronismo y un poco de historia

Imagen

Decir que la Argentina es un país que permite a una porción importante de sectores medios poder viajar a la exterior y vivir una vida bastante cómoda es quizás una obviedad. Se podrá discutir que es clase media, y algunos dirán que todos los que pueden vacacionar lo son, o simplemente tener un trabajo formal bajo convenio colectivo casi que te hace de clase media. O que no se mide por ingresos, sino por identidad cultural. Son debates en torno a definiciones que no vienen al caso para algo que quiero decir. En América Latina no existe (de esa forma drástica: NO EXISTE) el estilo de vida que puede tener un laburante formal. Irse de vacaciones es un privilegio de los ricos y chau picho. Por eso, entre otras cosas,  el peronismo es tan importante para nuestro país. Sabemos que esto no lo sabe la mayoría de los sectores medios que se comparan con vidas de países industrializados y es normal que no lo sepa porque la educación que los ha formado habla de una Argentina más ligada a un trayecto europeo que a uno latinoamericano. Hoy tomamos casi como normal la política de integración de América Latina cuando esto no fue política de Estado casi toda la historia del país. Entonces a veces es difícil compararnos, con Colombia, con Perú, con Chile o con cualquier otro en términos de como viven cada unos de esos pueblos. En ninguno de ellos hubo un proceso parecido al peronismo, sólo Cuba a partir de la Revolución del 59 en donde comenzó a desarrollarse una sociedad con otro modelo de distribución que se asoció primero a la economía de la URSS y desde hace poco a la economía latinoamericana con Venezuela a la cabeza. No hubo procesos históricos de distribución del ingreso hacia los sectores populares, generalmente de color oscuro de piel, como el que existió en la Argentina. El caso de Uruguay es particular por la poca población, pero en términos generales no existió, hasta la actualidad, con los procesos de Brasi, Bolivia, Venezuela y Ecuador que están redistribuyendo en tiempo real los frutos del crecimiento económico. Para dar un ejemplo práctico: en los 70 Venezuela que era el pozo petrolero norteamericano tuvo una multiplicación de sus ingresos por el aumento del precio del barril del petróleo, en lo que se llamó crisis del petróleo. Ese aumento que generó ingresos exorbitantes fue absorbido por el grupito de familias que controlaba la extracción de petróleo y el 70% de los venezolanos siguió viviendo en condiciones paupérrimas. Esto quiere decir que ni un hospital hacían los muchachos, eso hasta el chavismo. Argentina es ejemplo de eso mismo a principios del siglo XX, con los buenos precios de los productos agrícolas y ganaderos, que hicieron que se multiplicaran las riquezas de unas pocas familias. Esa era nuestra forma de existencia hasta el peronismo que incluyendo a los excluidos de siempre, además de fortalecer el desarrollo de una industria propia con un mercado interno fuerte, generó una revolución cultural que hasta el día de hoy tiene repercusiones. Eso que se dice que el pobre argentino te mira a la cara y te trata de vos, mientras, por ejemplo el pobre chileno baja la cabeza y no falta el respeto.

Las políticas de industrialización al depender de divisas que no producía la propia industria generó los famosos cuellos de botella que hacían que los economistas del sistema adujeran que la Argentina por tener una parte de su territrio con una fertilidad descomunal no debía correrse del eje de producir alimentos (materia prima) para que sea elaborada en otros países. La división del mercado de trabajo internacional que le dicen. Y a nosotros nos tocó ese rol. Eso sí, nunca saldremos de la dependencia, y a eso no se lo escucha mucho. El objetivo de la industrialización ayer como hoy es la independencia económica que permita salir de los esquemas que nos quieren imponer desde afuera. Generar industria necesita de dólares para comprar bienes de capital e insumos necesarios para esa producción. Para que en algún momento de la vida la Argentina pueda producir no sólo para adentro, sino también exportar productos elaborados que son más caros que las materias primas. Entonces cuando empiezan a faltar divisas como ahora, se toman medidas para evitar el goteo de dólares del BCRA. Históricamente los gobiernos no peronistas, la mayoría de la historia de nuestro país, ante estas situaciones de crisis ¿qué hacían? devaluaban, bajaban la emisión monetaria y mantenían los salarios congelados, o sea enfriaban la economía. Pero eso tenía un costo y ese costo lo pagaban los sectores populares que dejaban de irse de vacaciones en el mejor de los casos. Hace unos años charlando con Martín Schorr, que fue funcionario del ministerio de economía y proviene de Flacso, me decía que, ante la incipiente crisis de 2008, la crisis la pagarían los trabajadores como siempre había pasado, porque cuando aparece la palabra ajuste no hay con que darle. Sin embargo la historia fue muy otra y el gobierno eligió a través de diferentes medidas sostener el trabajo y generar instrumentos para los trabajadores que todavía hoy no están registrados como la asignación universal por hijo. Desde el poder económico se respondió con la suba de precios de bienes fundamentales, para presionar al gobierno hacia una salida ortodoxa, que sería la salida del ajuste. El poder económico funciona así, o gana con la baja de salarios, o gana con la suba de precios. El estado argentino ha dado diferentes batallas, pero hoy todavía no logra controlar el mercado en su conjunto. Sigue primando la especulación en el corto plazo, de tipos que se dicen industriales. Hoy como ayer la UIA (como dijo Perón) no es ni una unión, ni son industriales, ni son argentinos.

Ante todo esto que viene pasando el gobierno intentó limitar la circulación de dólares en nuestro mercado con el famoso cepo, que tiene en la lógica de su base explicativa la necesidad de tener divisas para gastarlas en desarrollo y evitar corridas cambiarias. Y los sectores medios fogoneados por los medios de comunicación a su vez financiados por el poder financiero han puesto el grito en el cielo para que las cosas no cambien. Que los precios de las casas sigan estando en dólares y que esta sea una forma de atesorar ante la pérdida “natural” de valor del peso argentino. Un pueblo, el nuestro, que ha pasado varias hiperinflaciones y que asumió que no debía confiar en la moneda que emitía su país, por ende no debía confiar en su país. Al margen creo que la dolarización en Argentina (como se produjo en Ecuador) hubiera sido un éxito en su aplicación porque existe la base cultural a la cual no le importa en absoluto el destino del país. Por supuesto que esto es un producto de años y no son caídos del cielo.

Entonces un gobierno luego de una elección que no fue lo que se esperaba y en el medio de varios cambios internos elige mantener el rumbo de resolución de los conflictos: es decir no perjudicar a los trabajadores en su mayoría y combatir las formas de perjuicio que no genera. Las medidas que se plantearon hoy para el dólar están enmarcadas en todo lo que venía diciendo, pero claro que el que se quiere ir de viaje a una playa del Caribe y no le importa la suerte del país, lo siente como una afrenta personal. Se continúa trabajando para resolver un marco difícil con crisis que viene de afuera sin que paguen el pato los que menos tienen. Esto hace que se encarezcan los productos del exterior, es la política de compre nacional bajo otro rubro, el turismo. ¿Eso está mal? No parece.

Por último para agregarle un poco más de complejidad a la cosa es posible que los precios del turismo interno se encarezcan por unos vivos que ven que la restricción del acceso a la divisa los favorece y se creen que pueden hacer lo que quieren. Eso como es política interna se puede solucionar, y no debe faltar voluntad política para hacerse cargo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s