55 años de Revolución en una isla llamada Cuba

Cuando en 1959 triunfaron las fuerzas del Movimiento 26 de julio con varios aliados sobre la dictadura de Fulgencio Batista se abrió un destino incierto para la otrora llamada perla de las Antillas. La república de Cuba cumplió este primero de enero 55 años en los que está intentando ser libre de las disposiciones del imperio que tienen ahí cerquita a menos distancia de la que hay entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Cuando comenzó la experiencia de la Revolución, dicho esto por Fidel Castro como líder indiscutido de todo este proceso, nadie sabía como era que se hacía el socialismo en la vida real. Si habían leído toda la literatura, pero el ejemplo existente estaba en la URSS y había muchas falencias que en la década del 60 eran criticadas por los comunistas y socialistas de América Latina. Hasta que a mediados de los 60 se rompe la relación con Estados Unidos, con la aparición del bloqueo marítimo y la expulsión de la OEA, los cubanos no habían decidido su primer destino. Tuvieron siempre claro que la revolución debería tener carácter humanista pero con mano de hierro. Por eso siempre se privilegió la salud y la educación de toda la población a la vez que se reprimió fuertemente a quienes habían formado parte de la dictadura como a quienes incumplían la nueva forma de vida que nacía en los 60. El paredón funcionó mañana, tarde y noche.

La aplicación de la pena de muerte con juicio previo para la defensa del país es algo que ha aparecido algunas veces en estos 55 años. 2 hechos para recordar son los fusilamientos de los militares vinculados al narcotráfico en 1989 y en 2001 los secuestradores de un barco turístico. En ambos casos hubo un juicio previo y la oportunidad de defensa. En ambos se alegó la defensa de la soberanía y posibilidad de permitir un ataque norteamericano, ambas fechas 1989 con caída de la URSS y 2001 con caída de las torres gemelas contextualizaban una situación en la que el poderío imperial norteamericano estaba en ascenso y la isla de Cuba siempre está señalada como uno de los lugares más seguros de ser invadidos por los marines. En 1989 el general Ochoa y otros militares se habían asociado con gente de Pablo Escobar, capo narco del cartel de Medellín de Colombia, para buscar un nueva ruta para la exportación de cocaína hacia los Estados Unidos. Cuando la dirigencia cubana se enteró de esto, Fidel expresó que se le estaba dando a los norteamericanos el fundamento necesario para una invasión como la que habían hecho ese mismo año en Panamá contra la dictadura de Manuel Noriega mediante la acusación de apoyo al narcotráfico.

El otro hecho del 2001 se vivió de una forma parecida, un grupo de secuestradores buscaba generar un conflicto para que el gobierno fuera acusado de estar vinculado con terroristas y pudiera ser un país de lo que luego el expresidente George W. Bush denominó el eje del mal. Rápido de reflejos Fidel se ofreció el mismo a donar sangre para las víctimas del atentado como así también pudo apaciguar voces de luchadores de América Latina como la madre de Plaza de Mayo, que en un primer momento había dicho que los que iban en los aviones eran sus hijos. En Cuba se leía nuevamente el escenario como de posible conflicto que podía desencadenar una invasión.

La política internacional ha estado presente desde 1959 habiendo optado la Revolución cubana por apoyar a los movimientos revolucionarios de todo el mundo. Fue así como durante la década del 70 permitió la llegada de miles de revolucionarios de América Latina que se entrenaron para prepararse para la lucha guerrillera, como a fines de esa década apoyaron en Angola el proceso de guerra de liberación que estaba ocurriendo en África.

La revolución siempre estuvo cercada por la fuerza del imperio vecino, pero a la vez siempre consiguió una vía de escape. Si al inicio la repimenda norteamericana a la confiscación de empresas yankis fue dejar de comprar azúcar (principal cultivo histórico de la isla) la salida que apareció como posible fue una alianza con los países del bloque socialista liderados por la URSS que garantizaron el mantenimiento de una país agroexportador pero donde el excedente era usado para el pueblo. Las décadas del 60-70-y 80 marcaron en la isla que se podía vivir bien sin aliarse al imperio yanki. En los 90 luego de la caída del bloque socialista, sin disparar un solo tiro, tuvieron que reinventarse y ahí apareció el dólar a través del turismo. El azúcar ya no tenía comprador y de apoco fue desapareciendo siendo el día de hoy un producto más de la isla. Con la suba de los preciso de los alimentos de estos últimos años y la alianza estratégica entre Cuba y China se ha ido modificando el tipo de producto exportable. Entonces los 90 representaron lo que Fidel llamó el período especial, en donde la escasez fue la norma y donde comenzaron a verse diferencias sociales fuertes a partir de quienes  tenían acceso a la divisa norteamericana y quienes no. Cuba siguió aislada de América Latina hasta la llegada de Chávez al gobierno de Venezuela en 1998 que marcó el inicio del camino de reconciliación de Cuba y el resto. mantuvo el desarrollo vinculado a las ciencias de la salud, mantuvo los altos niveles educativos y comenzó de a poco a virar en el acceso de bienes de consumo dentro de su población. Es un proceso que al día de hoy continua.

Es innegable que la capacidad de reinvención ante nuevos desafíos es algo a lo que los cubanos no temen, y que queda claro con la nueva reforma agraria que se produjo hace unos años como parte de la reconversión productiva con el incentivo de producir alimentos para los cubanos y para obtener un excedente administrado por el Estado. El país que alguna fue monoproductor de azúcar con una oligarquía clásica de nuestros países murió hace rato.

En estos 55 años han pasado muchísimas cosas en esta experiencia única que sirve muchas veces como ejemplo, pero como argentinos vale destacar 2 entre tantas. La primera es que el Che Guevara bautizó a su columna que combatió en la batalla crucial de Santa Clara contra el tren blindado batistiano como los descamisados del Che. Si alguno todavía tenía alguna duda del pensamiento de esta figura histórica acerca de la experiencia peronista de ahí se puede derivar un pensamiento.

La segunda cuestión es que el primer país que intentó quebrar el bloque mediante la adjudicación de créditos a largo plazo fue la República Argentina en 1973-74 bajo el gobierno de Perón. Por eso Cuba y Argentina han cultivado una relación histórica de ayuda mutua que ha hecho que entre sus pueblos haya un cariño duradero.

Un pequeño raconto de una historia que marcó a fuego y pudo cambiar el destino colonial que tenía escrito en la frente el pueblo latinoamericano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s