El peronismo derrocado en el 55 y la situación de Argentina, Venezuela y América Latina

En la década del 50 luego de la segunda guerra mundial en donde los europeos se dieron de lo lindo, Estados Unidos pasó a ser el gran patrón de la vereda de occidente. Con la caída en desgracia del imperio británico (buena respuesta de Brienza http://tiempo.infonews.com/2014/02/16/editorial-118843-la-parabola-de-gran-bretana.php a la nota de The economist sobre la desgracia de ser argentinos http://www.lanacion.com.ar/1664078-el-articulo-completo-the-economist-durisimo-con-la-argentina) la segunda mitad del siglo XX fue un nuevo reparto de cartas entre los ganadores de la guerra. Para eso existió la reunión en Yalta donde EEUU, y Rusia se repartieron el mundo en el eufemismo de “zonas de influencia”. Lo que conocemos como Occidente quedó en manos de EEUU que no nació ese día como hegemónico, sino que ya venía trabajando desde comienzo de siglo en América para que su poder nunca dejara de sentirse. La política del destino manifiesto, de la América para los americanos tuvo varias tácticas. Las más conocidas que ampliaron al naciente imperio fueron la de la diplomacia del dólar y la política del garrote. Siempre jugaron juntas, lo que no se podía comprar era invadido por marines. Cualquier mandatario americano con un poco de amor propio era tildado de enemigo de los Estados Unidos.

Durante este momento de encumbramiento de los Estados Unidos, Juan Perón era presidente de nuestro país. Y había ascendido al gobierno enfrentándose con el embajador Braden que lo acusaba abiertamente de apoyar al fascismo europeo. Luego de terminada la guerra nació el llamado, Plan Marshall, de reconstrucción de Europa, en donde el rol de los alimentos se angostó para todos los países que proveían a Europa y ala vez competían con Estados Unidos. Nuestros productos competían directamente con la agricultura subsidiada norteamericana y sumado al encono en términos de política internacional hizo que Argentina perdiera mercados en la década del 50 y comenzara a vislumbrar otras posibilidades de colocación de sus productos. El ABC de Perón, Vargas e Ibañez tenía como fondo esta situación y buscaba generar a la vez de un gran mercado interno una unidad política para contrarrestar colectivamente la situación internacional que lejos estaba de ser como a veces se dice desde una ignorancia orientada, un momento de viento de cola. Ante la imposibilidad de poder lograr la unidad de algunos países de América no quedaban muchas variantes, había que o aumentar la productividad (que los trabajadores produjeran más por el mismo tiempo de trabajo y el mismo salario), achicar los gastos que se venían desarrollando para favorecer a la industrialización del país. Por supuesto los formadores de precios desabastecieron y aumentaron los precios de mostrador porque seguramente les importaba mucho la suerte de su patria y no querían que sus compradores siguieran teniendo un “tirano” en el gobierno. Entonces hacían lo posible y lo imposible para que el pueblo se enojara porque veía perjudicado sel nivel de vida que había adquirido. Como se sabe Perón intentó mejorar la productividad, negociando con sindicatos y trabajadores, defendiendo a estos últimos, pero lo derrocaron mientras esto estaba en marcha. La política económica más o menos se había acomodado bajando un poco los gastos del estado y comiendo pan negro, pero habían podido lograrlo. Pese a eso lo tumbaron a Perón.

Y esta historia la conocemos bastante, pero hoy se agregan aditamentos que no existían en el pasado. 3 cuestiones centrales: Estados Unidos no está en el momento de encumbramiento de su imperio, sino más bien todo lo contrario. Eso, más allá que pueda verse como algo positivo para el resto del mundo, puede ser perjudicial para América Latina ya que fuimos el espacio vital para su primera expansión y seguramente seremos su retaguardia si necesita salir de sus posesiones en el resto del globo. Entonces Estados Unidos pesa, pero, ya lo demostraron estos gobiernos democrático-populares del siglo XXI, existe el espacio para la política autónoma.

En segunda instancia se entiende en la actualidad que cualquier política autónoma que vaya en contra de los intereses de la potencia del norte, necesita si o si de la solidaridad de los demás países o de las instituciones creadas por los latinoamericanos como Mercosur o UNASUR o CELAC. Es un nuevo escenario que reemplaza la vieja OEA de influencia norteamericana neta.

Como tercer aditamento que diferencia la política actual con la de hace 50 años es el rol que tienen los medios de comunicación hegemónicos en toda América Latina. El rebote informativo y la cobertura que se hace sobre la situación de Venezuela de estos días da una pauta de lo que son capaces de lograr. Ya no juegan un sentido común local (quizás nunca lo hayan jugado), lo que realmente importa es crear una sensación en el resto de América y en los países cercanos aliados de Venezuela de que se está ante un presidente represor y asesino. Maduro explicó muy bien http://aporrea.org/actualidad/n245152.html que es lo que vino pasando (para una cronología de los hechos ver el buen post http://artepolitica.com/articulos/apuntes-sobre-la-situacion-en-venezuela/). Pero ni siquiera Maduro podía preveer la campaña por redes y medios tradicionales en donde se inventan noticias, se copian fotos de Egipto o Siria, se ponen fotos de víctimas de represión de Chile o cualquier otro lado, parece que hubiera un llamado a percudir un gobierno como se pueda. Cuando todo esto sale junto y hay una declaración del Secretario de Estado norteamericano, ya nadie puede dudar de que es una situación orquestada, más allá que haya estudiantes en Venezuela con motivos reales para protestar. Pero otra cosa es lo que estamos viendo una campaña de difusión que no deja cuenta de mail o de facebook por tocar en donde personas que no tienen ni idea donde queda Venezuela hoy saben que hay un tipo que está reprimiendo duro y parejo. Hay situaciones que se irán aclarando con el tiempo y el gobierno y el poder judicial venezolano deberán explicar que pasó con los muertos, pero de lo que estamos seguros, es que una situación como la que se está dando, de un verdadero bombardeo mediático, no ocurre espontáneamente por solidaridad con los pobres estudiantes de Venezuela. En Argentina se está tomando nota porque el camino de los desabastecedores y especuladores no es diferente al que tomaron los venezolanos. Tendremos que estar preparados para las peleas que se vienen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s