Fondos buitres y como te mira Estados Unidos

Para los que nosotros llamamos gringos o yankis nuestro paso por este mundo es parte de un caos contrapuesto a su mundo organizado. El significado de la idea de patio trasero es realmente lo que piensan sobre lo que ocurre pasando su frontera sur. Y te pueden incluir a México, Colombia, Chile o Bolivia. No importa hay una idea de que eso que está ahí afuera forma parte de un todo que no es igual su jardín frontal.
Se me ocurre esto viendo lo que hicieron con un gobierno como el de Fujimori en Perú, uno de los artífices del giro peruano al neoliberalismo, a quien le hicieron lo mismo que los denominados fondos buitres nos están haciendo ahora a nosotros. Tengo mucha pero mucha guita, miro el mapa, a ver donde hay kilombo, llamalo al politólogo que nos cuente un poco donde queda y que onda. Caos total bárbaro, fijate los bonos, por el piso bueno comprá. A ver cuando es el vencimiento, llamate un abogado que se lo tire a un juez de nuestro país de la libertad. Compré a 10 un papel que dice 100 y cobro 100 en un par de años. Les importa algo lo que ocurra en ese país del que adquirieron bonos soberanos? No, porque debería de importarles, ellos financian partidos políticos en su país para hacer la política que más les convenga, que más negocios pueda generarles. Y contaba lo de Fujimori, porque no hay posibilidad de quien te concibe como inferior en algún momento te reconozca que has subido un peldaño y ya sos un igual. Si tenés que pagar pagá Fujimori, es lo que dice la justicia norteamericana no nos podemos meter le habrá dicho el secretario de Estado yanki. Claro el día que nuestras leyes los juzguen a ellos todavía no ha llegado.
Correa dijo acerca de la base norteamericana que había en Manta, ciudad ecuatoriana, “no hay problema, que la mantengan, siempre y cuando me dejen poner una base ecuatoriana en Miami”. Una base ecuatoriana en Estados Unidos, a quien se le ocurre. Una base norteamericana en cualquier lugar del mundo, lo más normal.
Recuerdo también como los gobiernos argentinos de Menem y De la Rúa se sumaron a la humillación de votar en contra de Cuba en la Convención de Derechos humanos de la ONU, todo para ir después a entrevistarse en Washington y ver si por ese gesto podían acceder a alguna cosita más. Y seguramente el interlocutor les habrá dicho, muy bien Carlos y Fernando es lo que debían. Y quizás solo una palmada en la espalda. Pero todos sabían que podían humillarse de esa manera y de formas peores. Y nadie les reconocía su humillación, porque aunque quieren que te veas humillado, si lo hacés no te respetan. Si no lo hacés te respetan pero te pelean.
Y entonces llegamos al día de hoy y esta negociación que en definitiva es un intento por mostrar al mundo, siendo las víctimas, como están abusando de la Argentina, y como el sistema internacional, desde que permitió en los 70 que la deuda soberana en bonos fuera vendida por los bancos a cualquiera, es algo de lo más injusto. Injusto, pero legal.
Dan gracia algunos voceros del pensamiento liberal de nuestro país, diciendo que hay que arreglar y pagar lo que se debe. Aunque te estafen tenés que pagar. Increíble esta gente. Y volviendo al comienzo creen así dar señales de que ellos podrán traer “gobernabilidad” y seguridad jurídica para afuera. Bailan adelante del rey para que los elija con el dedo. Viven en la fantasía de creer que haciendo las cosas de alguna manera, que ellos entienden es “predecible”, en el país del norte, algún día los elegirán y podrán llevar al país a una cosa más ordenada como la norteamericana y serán los nuevos aliados estratégicos. Cuando desde Estados Unidos decían sobre algún dictador latinoamericano es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta, marcaban a las claras una política exterior que implicaba que estos países no tenían destino fuera de ser patio trasero. Hubo una posibilidad de cambiar cuando se presentó el programa de la Alianza para el Progreso que implicaba algún grado de desarrollo de nuestros países. Pero por supuesto el bluff que buscaba frenar las tendencias revolucionarias luego de la Revolución Cubana en los 60 no funcionó. Entonces siempre queda la misma posibilidad, la de unirse. Unirse con los latinoamericanos para confrontar con el norte y a la vez con algunas potencias que aparezcan como no sometidas a lo que quiere Washington de las cosas. El escarnio tiene que ver con someter a un pueblo que quiere levantarse, y ahora creen que ni siquiera te tienen que mandar a los marines. Los problemas de guita se arreglan con guita, la cuestión para la Argentina es visualizar en el mundo entero que después vendrá España, Portugal, Grecia, y vaya a saber de quien más tienen bonos. Es el infame mundo de las finanzas que gobierna hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s