Recuperando la autoestima de todo un pueblo: bienvenido Guido Montoya Carlotto

Unas palabras que me salieron así sobre el reencuentro de una abuela y un nieto, al que mi hijo mayor de casi 3 años definió con un “ahora van a poder ir a la plaza”

 

Ayer sentimos algo así como un nacimiento que puso contento a una gran parte del país. La alegría que provocó saber que la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo había, por fin, encontrado a quien la motivó a ir a reclamar en la plaza de mayo a fines de los setenta, fue un triunfo colectivo de una sociedad que desde 2003 eligió meterse de lleno en los problemas que la atravesaban, liderada por un presidente que se jugó su lugar en la historia no como el último de lo viejo, sino como el primero de lo nuevo. Ese hombre fue Nestor Kirchner, y recordarlo hoy es solo para agradecerle a un tipo que se jugó creyendo que el vacío que tenía al lado podía ser cubierto por un pueblo organizado atrás de las banderas de memoria, verdad y justicia como una  nueva forma de reconstrucción nacional.

Recordar que en los 80 y los 90 los organismos ligados a reclamos relacionados con los derechos humanos no expresaron la llegada popular que generó por ejemplo una noticia como la de ayer. Es otro país el que estamos viviendo. Aunque algunos quieran decir que el robo de bebés fue un exceso y pretendan de esa manera separarlo de un plan de un grupo de tipos que quería quedarse largo rato en el poder de gobierno. No podemos pensar al robo de chicos y su intento de reeducarlos, quitándoles su primera identidad, como un hecho loco separado de un proyecto de país que fundó la posibilidad de la instauración del neoliberalismo y el sálvese quien pueda en los 90. El nacionalismo de forma con espíritu liberal es algo muy trillado en las clases altas argentinas. Fidel Castro le dijo alguna vez a una hija de desaparecidos que no conocía otra situación histórica a nivel mundial en donde se raptaran los hijos del enemigo político y se los intentara apropiar. Es decir que se jugaron a una salida muy dogmática pero con unas bases liberales inconsecuentes nada podía salir bien. La propia lógica explicada por Bignone: como el Vaticano no se que le había dicho a Pinochet por fusilamientos decidimos no mostrar a los muertos. Es decir que decidieron ponerse una capucha y salir por las noches a cazar a los domicilios de los sospechosos. No tuvieron la valentía de fusilarlos públicamente con juicios marciales. El que siempre se esconde, más allá de que no revela su secreto, sabe que no puede asumir públicamente lo que hizo. Y así se van muriendo, llevándose a la tumba la red de contactos de entrega de pibes a diferentes familias. Mueren con una cobardía absoluta, donde transformaron  en víctimas a hijos de los que ellos consideraban sus opositores políticos, y los condenaron para siempre a una vida en crisis. Hasta que un día sale la verdad porque existió un marco posible para que comenzaran a aparecer los hijos de quienes se jugaron su propia vida para pelear por otro país posible. Hubo una derrota de dimensiones catastróficas. Pero esa derrota comenzó a repararse a través del hilo de un grupo de señoras que se pusieron una tela blanca en la cabeza y empezaron a pedirle a una sociedad que explique las aberraciones que había cometido una clase dirigente decidida a mantener al país en una situación de desigualdad y tragedia que parecía eterna. Era una sociedad que muchas veces decidió que había que olvidar, pero qué hacer con todos los familiares que no se cansaban de reclamar. Eso generó cultura. Les salió el tiro por la culata. La nueva generación tuvo una épica y esa fueron las luchas por la justicia, cuando era bastante difícil pensar en cambios políticos sustanciales. Los gobiernos de Nestor y Cristina demostraron que lo que quedaba allá lejos hoy lo podías tener en la mano.  Es el milagro de la política, que en definitiva es la construcción colectiva de un pueblo. Y hoy la vuelta de Guido a sus raíces es un nuevo renacimiento de un pueblo que de vez en cuando se vuelve a chocar con una identidad que le quisieron escamotear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s