El Estado es responsable de todos los males… otra vez

descarga

El Jefe de Gabinete de Ministros de la Argentina, Marcos Peña, dijo en su visita por Bariloche (preparativa para recibir al presidente de la potencia más grande de Occidente el 24 de marzo) que el Estado argentino es el culpable de la inflación. El presidente argentino Mauricio Macri se refirió al tema diciendo que “se agarró la maquinita de imprimir billetes” y esa acción irresponsable para ellos, fue lo que generó el alza de todos los precios de la economía.
El presidente agregó como parte de esta situación que el estado tiene 1.500.000 trabajadores de sobra. En una Argentina donde todavía está todo por hacerse es raro escuchar esto de boca de un presidente. Pero lo que ocurre es que algo ha cambiado.
La visión con respecto al crecimiento del país, más los comentarios sobre los países ejemplo para las nuevas autoridades(Chile, India) lleva a preguntarnos sobre el futuro de nuestra patria y de los millones que vivimos en ella.
Desde 1810 cuando Mariano Moreno junto con Belgrano y otros patriotas de esa primera gesta plantearon en el Plan de Operaciones que el motor del desarrollo de este país naciente debía ser el Estado que se estaba creando, es que existen varias miradas sobre el asunto. La lógica liberal históricamente ha indicado que los principales problemas de la sociedad tienen por causa a un estado inmenso que “se mete” en cuestiones donde no debería. Los mercados económicos debes ser regulados por el accionar de sus actores. La libre competencia ordenará. Otra vez volvemos a escuchar ese discurso en el país donde los dueños de la economía deciden todos los días los precios de la economía en una situación de desigualdad brutal con el resto de la sociedad. Hasta el 9 de diciembre de 2015 y por 12 años la sociedad contaba con un Estado dispuesto a entrometerse en cuestiones de desigualdad.
Decir que el estado genera inflación en nuestro país, donde la inflación no nació ayer, es casi ridículo para cualquier analista serio. Sin embargo van y lo dicen abiertamente como si fuera una verdad grabada en piedra. Se podrían tomar mil ejemplos, pero sólo tomando el mercado frutícola del valle rionegrino donde al productor la empresa exportadora le paga 1 o 2 pesos por kilo de manzana o pera y luego esta llega a la góndola del supermercado con un aumento del 200 o 300% da para pensar si la culpa es del Estado. El rol de toda la cadena de distribución con respecto a los productos alimenticios de primera necesidad da a entender que las ganancias exorbitantes que obtienen este eslabón de la cadena serían inadecuadas. Es un problema que no nació ahora, pero si hay que decir que la visión con respecto a ese problema y su solución ha cambiado. Cuando ubican como secretario de Comercio a una persona representante de ese eslabón de la cadena, no podemos esperar que sea quien los castigue. Lo mismo podríamos decir de otras esferas de gobierno donde se privilegió colocar un representante de los actores del mercado correspondiente con la idea de que “saben” del mismo, esperando que sea gente buena que no vaya a sacar provecho para su interés privado de la posición privilegiada. El ministro de Energía cambió a YPF por Shell para el abastecimiento de combustible de los aviones de Aerolíneas Argentinas. Aranguren fue durante muchos años CEO de Shell en Argentina y hoy mantiene acciones de esa empresa. Por tomar un ejemplo porque hay varios más (papel de Lan Argentina en Aerolíneas, de HSBC en investigación de lavado de activos, de representantes de empresas mineras en la secretaría de minería, y un largo etcétera.
Con respecto al agro se han dado de baja las retenciones a la mayor cantidad de cultivos exceptuando la de la soja que se ha bajado 5% y se irá bajando todos los años un 5% más. Para ejemplificar los resultados de esta situación se puede ir al supermercado y ver el precio de los pollos. Estos animalitos comen maíz, el maíz fue liberado de retenciones y subió el precio exorbitantemente pasando de costar 18-20$ el kilo a costar 40$. Acá si podemos decir que el estado fue causante de la inflación habiendo quitado el techo al precio interno, no por emisión. Se sinceró dicen desde el gobierno. El problema que tienen es que necesitan el desarrollo de inversiones nuevas que suplanten la extracción de moneda de la sociedad que están haciendo de una forma brutal. Ahorro lo llaman a despedir trabajadores. Esas inversiones requieren un mundo fuera de la crisis, y eso hoy no existe. Los países desarrollados aún no han resuelto la crisis del 2008 y los grandes inversores van a sitios más seguros aprovechando por ejemplo el alza de la tasa de interés de reserva federal norteamericana. El proyecto económico que había hasta el 9 de diciembre de 2015 buscó surfear la ola de la crisis mundial sin tocar a los trabajadores, poniendo el eje en el consumo. Consumir sólo genera conciencia de consumidor. El tiempo que viene corre al estado de motivador del consumo y el mercado interno a seductor de inversionistas que desarrollen el mismo mercado sin al ayuda del Estado. Este desarrollo será en áreas rentables, porque nadie invierte para perder plata, o para recuperarla en 20 años. Por eso la cuestión tecnológica que había dado un salto en el país hoy se encuentra entre grandes signos de interrogación. Recordemos que el actual presidente del país ante el lanzamiento de un satélite geoestacionario producido por la empresa rionegrina INVAP, dijo que “todo eso era un despilfarro de recursos”.
Por eso la única salida que se plantea en la actualidad es como les gusta decir a los funcionarios del gobierno”mirar hacia adelante”, lo que significa endeudarse y seducir inversionistas. Ese será el rol de Estado que no está dispuesto a tocar a ninguno de los actores que actúan en los diferentes mercados. Por ejemplo en el mercado de las comunicaciones, el actual ministro Aguad aclaró que para él en Argentina hay una competencia aceptable respecto a los medios de comunicación.
Entonces de esta manera uno comprende que si hay un país donde sobran trabajadores, para que necesitaríamos tantas universidades. Y también con respecto a la idea de que al igual que la gente estaba mal y no lo sabía, ahora también tenemos un gobierno que toma medidas a favor de los trabajadores, pero nadie se entera.
La gran pregunta es ¿para cuantos argentinos se está pensando la Argentina que comenzó el 10 de diciembre de 2015?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s