Los 24 de marzo

Ayer se cumplió un nuevo aniversario de la toma del gobierno por las fuerzas armadas apoyadas por la iglesia, grupos económicos, embajada de Estados Unidos, medios de comunicación hegemónicos, partidos políticos de oposición, y un largo etcétera. Aquel 24 de marzo de 1976 se transformó en una bisagra para la historia del país. Fue ese grupo al mando del Estado argentino quienes empezaron la obra de modificación de un país que, desde 1945, había buscado su lugar en el mundo como un espacio seguidor del principio de autodeterminación. Ese día todo comenzó a cambiar, el país que vino después se transformó en uno muy diferente del que existió hasta ese momento. Un cambio que no había sido detenido por el radicalismo gobernante desde el 83; y que había profundizado en sus rasgos novedosos de país entregado al capital financiero internacional durante la década del 90. El 24 de marzo de 2004, el primer 24 de marzo de Kirchner presidente, ante un pueblo golpeado una y otra vez, eligió pedir perdón desde un estrado al lado de lo que había sido uno de los centros de detención clandestinos más simbólicos de la dictadura del 76. El año pasado había escrito sobre ese día acá http://wp.me/p97C0-98. Pero con el cumplimiento de 10 años esa fecha va tomando otro valor. Es imposible no recordar aquel acto como un evento extraño para la época. Desde 1996 los 24 de marzo se hacían masivas marchas, que con el correr del tiempo cada vez eran más masivas. Casi siempre había dos actos uno más temprano que otro en la Plaza de Mayo. Cada organización de madres ratificaba su separación y hacía su acto, las organizaciones y los sueltos elegían. El acto que se hacía por la tarde siempre era el más masivo ya que congregaba a una mayor cantidad de organizaciones y tenía más visibilidad. Los 24 de marzo en Capital eran eso, una gran marcha qu venía a ratificar la elección de la democracia por parte del pueblo. Recuerdo la marcha de 2002 como una de las que tuvo un fuerte cariz democrático y popular que enlazaba con la pueblada del 19 y 20 de diciembre de 2001. Pero ese 2004 la convocatoria venía desde el Estado. Y la convocatoria era en un lugar de mucho peso.   El acto fue temprano, cerca del mediodía, si mal no recuerdo, y la impresión que me había dado era que no iba a ser un acto que se iba a destacar por la masividad. Ni siquiera recuerdo si cortaron avenida Libertador. Cuando llegamos con un amigo nos cruzamos con varios compañeros, y había una cosa en el aire sobre que sería eso. Íbamos a un lugar a escuchar un tipo que era el presidente de un país, pero en quien casi ninguno de nosotros ponía una expectativa importante. Era una sensación rara. El tipo que no venía del palo de los derechos humanos tomaba el tema y generaba un acto de justicia que hasta ese momento parecía increible. Después de eso recuerdo que la Revista Barcelona jodía con que nunca se iba a hacer el museo de la memoria y todo quedaría en la nada. Pero ahí habló ese presidente que quizás ese día se convirtió en nuestro presidente. Fue raro escucharlo decir cosas en las que todos los que veníamos peleando desde hacía un tiempo comentábamos siempre. Incluso creo que la gente de Hijos que habló debe haber sentido un poco eso, porque su discurso estuvo enfocado en el tema de la deuda externa. Nadie confiaba en Kirchner, ni siquiera sabíamos como se decía el nombre. Él lo sabía y no se hacía el loco, lo que dijo lo hizo. Ese discurso fue la manera en que él quiso decir: yo quiero ser el presidente de estas cosas, su presidente. Nunca habíamos ido a un acto de un presidente propio, no habíamos tenido la posibilidad, se sentía raro y orgulloso. Me acuerdo que pensé que la figura institucional de un presidente estaba más alejada que la que mostró ahí ese flaco al que poco conocíamos. Realmente parecía uno más. Y creo que no porque el buscara eso, sino que se le daba espontáneamente. Cuando terminó el acto teníamos la sensación de que algo importante había pasado. Hoy 10 años después se puede decir que ese día se transformó en una nueva bisagra en nuestra historia, fue el primer día de la recuperación de nuestra identidad como pueblo soberano. Ese día el pueblo argentino volvió a aplaudir con ganas a su presidente.

Venezuela: 1 año sin Chávez, 15 años de revolución bolivariana

Ayer se cumplió el primer aniversario de la partida física del comandante Chávez y hubo varios homenajes y recordatorios. En Venezuela dieron especial lugar a la película que hizo Oliver Stone  que se llama mi amigo Hugo. La pueden ver acá. http://www.correodelorinoco.gob.ve/politica/vea-documental-mi-amigo-hugo-oliver-stone-video/

Es una mirada desde el mundo norteamericano del rol del comandante Chávez en Venezuela y en la región. Hace no mucho Stone había hecho el filme al sur de la frontera que buscaba ser una clave de análisis de los gobiernos populares asentados en varios países de América Latina a inicios del siglo XXI. Por eso se llamaba al sur de la frontera: buscaba ser un explicativo para el norteamericano medio que consume medios masivos de comunicación y solo escucha una campana. Como anécdota recuerdo que en Argentina se estrenó en el convulsionado 2009 y ante la aparición de la presidenta Cristina, estando en un céntrico cine de la calle Lavalle, iniciamos un aplauso al que se sumaron varios y casi que terminamos abrazados cantando la marcha. Eran momentos de repliegue.

La nueva película está centrada una búsqueda, descifrar y a la vez poner en todo su justo valor la figura de aquel hombre tan satanizado. Con entrevistas a los principales funcionarios venezolanos, Maduro, Cabello, Jaua, Ramirez, Cilia Flores, la película está cargada de un dejo nostálgico de alguien que siente que ha perdido verdaderamente un amigo. Muy buena edición de la cobertura de la muerte de Chávez desde las cadenas norteamericanas destacando en primera instancia que era un “dictador posado sobre la reserva de petróleo más importante del mundo incluso mayor que la Arabia Saudita” . Elías Jaua el canciller comentó al pasar en la entrevista que nunca les iban a perdonar estar haciendo una revolución en la mayor reserva de petróleo mundial. Lo tienen bastante claro los muchachos por donde va la cosa. Se ven escenas de un Chávez estadista que cumplió el rol de padre para gran cantidad de militares y se muestra como una persona en constante formación, con esa cuota de obsesión mañana y noche sobre a cuanto estaba el precio del barril de petróleo. Stone lo dice clarito “Chávez cuando inició su gobierno pensó en un proyecto de tercera vía que financiara, a partir de las ganancias del petróleo, proyectos sociales”. No se lo permitieron y se lanzó a construir el socialismo bolivariano a gran escala. Antes de eso negoció con los países de la OPEP defender un precio justo del barril para los países exportadores. Esa fue su primera misión internacional.

La película muestra a hombres de estado que extrañan a Chávez pero que lo sienten cerca, que les ha dejado un camino, e incluso un plan para muchos años, como es el plan de la patria.

La película hace hincapié en la posibilidad de que haya sido asesinado y Maduro plantea que está esperando que llegue el tiempo histórico para hacer el análisis.

Algo que no contiene la película por haberse hecho para el publico norteamericano, así como para los propios en cada país es lo que han hecho las derechas latinoamericanas con la figura de Venezuela.

Nadie podría haber imaginado en 1998 que 10 años después habría marchas u opiniones de políticos, empresarios, etc, en las que se expresaría como el alter ego de lo que no se quiere ser a Venezuela. Todo lo que se dice nada menos de un tipo que ganó con una imagen de militar fuerte que podría ordenar la seguridad. En Paraguay que parece que todavía no salió de la guerra fría la acusación de chavista sumada a castrista parece ser el latiguillo de moda para los partidos que expresan ideas liberales económicamente y conservadoras políticamente. Lo mismo en Perú y Chile y ni que hablar de Colombia, donde el fantasma de cualquier mal se llama Venezuela o castrochavismo. Incluso teniendo una guerra civil de 50 años de duración en su territorio, maravillas de los medios de comunicación. A la vez que se creaba el movimiento bolivariano se creaba su estigmatización y su demonización en todo el continente con el discurso, fácil de replicar, de que era un dictador que quería llevar al socialismo a gente que hasta hacía cinco minutos eran los principales aliados petroleros de Estados Unidos. Chávez, como Fidel, han logrado ser un parteaguas de la discusión latinoamericana. Nadie queda sin opinión hoy acerca de Chávez como ocurre con Cuba y Fidel.

La decisión de estigmatizarlo de la manera que lo han hecho corre con el riesgo, tarde o temprano, de que los pueblos se empiecen a preguntar porque tanta saña contra este hombre, que era lo que no querían que se enterasen. Y así el ejemplo de Hugo Chávez cada vez se va a ir ampliando porque si algo vio y prefiguró Chávez es que el futuro para todos nosotros, tiene cara de unidad latinoamericana.

Es algo recurrente decirlo, pero el ejemplo de Chávez está vivito y coleando. Intentarán mil maneras de destruirlo: denigrándolo, apropiándoselo, vaciándolo de contenido, oponiéndolo al gobierno del partido que formó. Mil maneras como hicieron con Bolívar, pero siempre habrá quienes logren acercarse a la verdad histórica de la figura que fue y puedan continuar su ejemplo.

Le tienen mucho miedo al fantasma del loco Chávez. Mirá si les pasa de nuevo.

El peronismo derrocado en el 55 y la situación de Argentina, Venezuela y América Latina

En la década del 50 luego de la segunda guerra mundial en donde los europeos se dieron de lo lindo, Estados Unidos pasó a ser el gran patrón de la vereda de occidente. Con la caída en desgracia del imperio británico (buena respuesta de Brienza http://tiempo.infonews.com/2014/02/16/editorial-118843-la-parabola-de-gran-bretana.php a la nota de The economist sobre la desgracia de ser argentinos http://www.lanacion.com.ar/1664078-el-articulo-completo-the-economist-durisimo-con-la-argentina) la segunda mitad del siglo XX fue un nuevo reparto de cartas entre los ganadores de la guerra. Para eso existió la reunión en Yalta donde EEUU, y Rusia se repartieron el mundo en el eufemismo de “zonas de influencia”. Lo que conocemos como Occidente quedó en manos de EEUU que no nació ese día como hegemónico, sino que ya venía trabajando desde comienzo de siglo en América para que su poder nunca dejara de sentirse. La política del destino manifiesto, de la América para los americanos tuvo varias tácticas. Las más conocidas que ampliaron al naciente imperio fueron la de la diplomacia del dólar y la política del garrote. Siempre jugaron juntas, lo que no se podía comprar era invadido por marines. Cualquier mandatario americano con un poco de amor propio era tildado de enemigo de los Estados Unidos.

Durante este momento de encumbramiento de los Estados Unidos, Juan Perón era presidente de nuestro país. Y había ascendido al gobierno enfrentándose con el embajador Braden que lo acusaba abiertamente de apoyar al fascismo europeo. Luego de terminada la guerra nació el llamado, Plan Marshall, de reconstrucción de Europa, en donde el rol de los alimentos se angostó para todos los países que proveían a Europa y ala vez competían con Estados Unidos. Nuestros productos competían directamente con la agricultura subsidiada norteamericana y sumado al encono en términos de política internacional hizo que Argentina perdiera mercados en la década del 50 y comenzara a vislumbrar otras posibilidades de colocación de sus productos. El ABC de Perón, Vargas e Ibañez tenía como fondo esta situación y buscaba generar a la vez de un gran mercado interno una unidad política para contrarrestar colectivamente la situación internacional que lejos estaba de ser como a veces se dice desde una ignorancia orientada, un momento de viento de cola. Ante la imposibilidad de poder lograr la unidad de algunos países de América no quedaban muchas variantes, había que o aumentar la productividad (que los trabajadores produjeran más por el mismo tiempo de trabajo y el mismo salario), achicar los gastos que se venían desarrollando para favorecer a la industrialización del país. Por supuesto los formadores de precios desabastecieron y aumentaron los precios de mostrador porque seguramente les importaba mucho la suerte de su patria y no querían que sus compradores siguieran teniendo un “tirano” en el gobierno. Entonces hacían lo posible y lo imposible para que el pueblo se enojara porque veía perjudicado sel nivel de vida que había adquirido. Como se sabe Perón intentó mejorar la productividad, negociando con sindicatos y trabajadores, defendiendo a estos últimos, pero lo derrocaron mientras esto estaba en marcha. La política económica más o menos se había acomodado bajando un poco los gastos del estado y comiendo pan negro, pero habían podido lograrlo. Pese a eso lo tumbaron a Perón.

Y esta historia la conocemos bastante, pero hoy se agregan aditamentos que no existían en el pasado. 3 cuestiones centrales: Estados Unidos no está en el momento de encumbramiento de su imperio, sino más bien todo lo contrario. Eso, más allá que pueda verse como algo positivo para el resto del mundo, puede ser perjudicial para América Latina ya que fuimos el espacio vital para su primera expansión y seguramente seremos su retaguardia si necesita salir de sus posesiones en el resto del globo. Entonces Estados Unidos pesa, pero, ya lo demostraron estos gobiernos democrático-populares del siglo XXI, existe el espacio para la política autónoma.

En segunda instancia se entiende en la actualidad que cualquier política autónoma que vaya en contra de los intereses de la potencia del norte, necesita si o si de la solidaridad de los demás países o de las instituciones creadas por los latinoamericanos como Mercosur o UNASUR o CELAC. Es un nuevo escenario que reemplaza la vieja OEA de influencia norteamericana neta.

Como tercer aditamento que diferencia la política actual con la de hace 50 años es el rol que tienen los medios de comunicación hegemónicos en toda América Latina. El rebote informativo y la cobertura que se hace sobre la situación de Venezuela de estos días da una pauta de lo que son capaces de lograr. Ya no juegan un sentido común local (quizás nunca lo hayan jugado), lo que realmente importa es crear una sensación en el resto de América y en los países cercanos aliados de Venezuela de que se está ante un presidente represor y asesino. Maduro explicó muy bien http://aporrea.org/actualidad/n245152.html que es lo que vino pasando (para una cronología de los hechos ver el buen post http://artepolitica.com/articulos/apuntes-sobre-la-situacion-en-venezuela/). Pero ni siquiera Maduro podía preveer la campaña por redes y medios tradicionales en donde se inventan noticias, se copian fotos de Egipto o Siria, se ponen fotos de víctimas de represión de Chile o cualquier otro lado, parece que hubiera un llamado a percudir un gobierno como se pueda. Cuando todo esto sale junto y hay una declaración del Secretario de Estado norteamericano, ya nadie puede dudar de que es una situación orquestada, más allá que haya estudiantes en Venezuela con motivos reales para protestar. Pero otra cosa es lo que estamos viendo una campaña de difusión que no deja cuenta de mail o de facebook por tocar en donde personas que no tienen ni idea donde queda Venezuela hoy saben que hay un tipo que está reprimiendo duro y parejo. Hay situaciones que se irán aclarando con el tiempo y el gobierno y el poder judicial venezolano deberán explicar que pasó con los muertos, pero de lo que estamos seguros, es que una situación como la que se está dando, de un verdadero bombardeo mediático, no ocurre espontáneamente por solidaridad con los pobres estudiantes de Venezuela. En Argentina se está tomando nota porque el camino de los desabastecedores y especuladores no es diferente al que tomaron los venezolanos. Tendremos que estar preparados para las peleas que se vienen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Venezuela busca salir de su encrucijada

A poco de cumplirse un año de la muerte del comandante Hugo Chavez líder venezolano y referente latinoamericano y mundial del antineoliberalismo, la oposición política a Nicolás Maduro (a quien Chávez designara como su sucesor) no detiene aún su voluntad desestabilizadora. Venezuela es un país que vive de la exportación de petróleo y que tiene que importar todo lo demás. Esa situación derivó en que se crearan grupos importadores ligados a multinacionales que, con poca o nula competencia, desde hace unos años vienen o aumentando los precios de todos los productos, o bien desabasteciendo el mercado. Esta situación se radicalizó con la muerte de Chávez y fueron muchos opositores, como López o Capriles, que buscaron hacer estrellar el barco liderado por Maduro. Como en todas partes del mundo a los distribuidores de alimentos transnacionalizados o incluso nacionales les importa un bledo si el pueblo puede o no puede adquirir productos. La fuga de divisas, el acaparamiento y la inflación es el combo elegido. Y ahora han sumado la lucha de calles buscando un sujeto que hacia la mirada internacional tenga crédito de legitimidad. Han elegido a los estudiantes y los han mandado al matadero. Maduro ha dicho que cualquiera puede expresar su posición, pero hay que respetar la decisión de la mayoría que se volcó ya en 2 elecciones a favor del PSUV luego de la muerte de Chávez. Hay opositores como Leopoldo Lopez o el alcalde de Caracas Ledezma que con cualquier situación ya piden el derrocamiento de Maduro. Los hechos de ayer, en donde se produjeron muertes jóvenes hacen acordar a los que ocurrieron el 11 de abril de 2002 donde se montó un operativo con francotiradores para generar un situación de descalabro y achacársela al presidente. Los opositores de hoy estaban en aquella organización delictiva. La respuesta del chavismo en primera instancia viene a ser la búsqueda de justicia y el esclarecimiento de los hechos de personas que murieron de un balazo en la cabeza. Vuelve a empantanarse la situación política venezolana que parecía tener, luego de las elecciones regionales, un tiempo de aire.

Les dejamos el aporte desde el lugar de los hechos del blog http://loqnoseve.blogspot.com.ar/

Los anuncios de muertos anunciados.

Los hechos. 
-Tres tenían tiros en la cabeza: Uno, el chavista, fue asesinado por un motorizado (motoquero) bajo la modalidad del sicariato, según el portal Misión Verdad. El segundo habría sido asesinado por una bala que vino desde el lado de la policía, según los vídeos viralizados por los grandes medios. La versión única es que vino de un motorizado chavista, nada lo comprueba pero si existen vídeos que para el show televisivo instalan esa idea.
-Al tercero lo habría asesinado otro motorizado con la misma modalidad cuando participaba de una protesta violenta en el municipio opositor de Chacao, Caracas, en horas de la noche. Los testigos dicen que apareció una moto negra sin identificación y  que uno de los hombres que estaban arriba soltó una ráfaga de disparos que lo asesinó de un tiro en la cabeza e hirió a otras cinco personas.
-Testimonios de tres personas que estuvieron en la zona de la marcha opositora concuerdan que había civiles disparando del lado de los manifestantes y que se escuchaban balas desde todos lados. De eso están sus testimonios ya que no hay fotos ni vídeos que viralizar en la guerra mediática.
-Según estos testimonios, los tiros aparecen cuando los estudiantes tiraban piedras a la policía. Últimas Noticias, el diario del banquero Vargas (al que alguien le permitió saltearse las normas venezolanas para adquirirlo por un testaferro), dice que la primera muerte desencadena la posterior destrucción de la Fiscalía.
-Uno de los testimonios indica que cuando aparecen los tiros la policía avanza pero se repliega por los piedrazos, y vuelve con más fuerza y policías de civil. Luego los estudiantes escapan y comienzan a incendiar autos.
Estos son los hechos provisorios y que seguramente irán modificándose cuando se dé la versión oficial y salgamos de la incertidumbre, que permite instalar la idea de que la policía fue la culpable de las muertes, igual que los motorizados chavistas de una organización llamada Los Tupamaros, demonizada por los medios en los últimos días por unsupuesto ataque en Mérida filmado cinematográficamente. Todos esos hechos fueron desmentidos por Los Tupamaros, que pusieron el muerto chavista.
Las reacciones.
Maduro alerta al mundo sobre un golpe en desarrollo en Venezuela y culpa a la oposición por los hechos de violencia.
Leopoldo López y María Corina Machado culpan al gobierno por la violencia.
López, incluso, afirma: “El movimiento de calle es una ola que va a seguir creciendo”.
El lema de la oposición continúa siendo salir como sea de Maduro, similar al manifestante que le escuché decir “este debería ser el principio del derrocamiento de Maduro”. Esto antes de que los opositores cantaran “se cae, el gobierno se cae” y le hicieran fakiu al Consejo Nacional Electoral.
Maduro, Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, y el canciller Jaua anuncian castigos a los culpables intelectuales y materiales.
Maduro ordena a las fuerzas de seguridad cuidar las principales de la ciudad y que los manifestantes pidan permiso y lo hagan sin generar hechos de violencia.
También ordena que los ministros vayan a las universidades a dialogar con los estudiantes.
Datos sueltos
-La movilización comienza porque estudiantes opositores de Táchira reclaman seguridad en las universidades y otras reinvindicaciones. Atacan sedes de la gobernación y varios son detenidos, lo que genera una campaña de victimización y ayuda a fortalecer la marcha convocada por el dirigente Leopoldo López bajo el lema “salir como sea” de Maduro.
-Luego se generan hechos de violencia en el estado de Mérida con otros estudiantes, hay más detenidos y un estudiante es electrocutado cuando toca un cable de tensión para sacar un cartel del gobernador chavista Alexis Ramírez.
-En Caracas se generan situaciones de stress en zonas de la clase media: Negocios que cierran temprano, rumores negativos, aumento de la escasez, y otros hechos que afectan la vida cotidiana. Son reportados por las redes del chavismo, que comienzan alertar sobre un “golpe mediático”. La clase media es clave porque es la que la dirigencia opositora necesita para movilizar.
-Comienzan a aparecer hechos de violencia contra fuerzas de seguridad, como el asesinato de policías en hechos extraños, una conducta que se centran mayormente en los uniformados nacionales.
-El mismo día de la movilización, el metro de Caracas tiene un “arrollamiento” durante la movilización en el área de la clase media, como sucede cada vez que hay una coyuntura crítica. Desde que vivo acá es una norma que se repitió en contextos de elecciones y cuando habían rumores sobre la muerte de Chávez. Ese día, sucedieron cuestiones raras como un auto prendido fuego en una autopista céntrica y un extraño tiroteo de la policía con unos delincuentes en pleno centro, que lanzó una ola de rumores sobre saqueos en las redes sociales.
-Un seguimiento mediático de la página Misión Verdad da cuenta sobre las matrices negativas generadas contra los actores políticos del chavismo. La cifra en un 93%. Además posiciona temas negativos sobre seguridad, desabastecimiento e invisibiliza la tarea del gobierno, al mismo tiempo que posiciona a Leopoldo López como figura de la oposición.
-Hasta Capriles intenta despegarse de la convocatoria de López y dice que esa no es la salida, igual que Henri Falcón, gobernador de Falcón. A pesar de eso va a la marcha pero no participa activamente.
-Los dos dirigentes que convocan a la marcha, Leopoldo López y Maria Corina Machado tienen nexos con la Usaid y Ned (organismos de EEUU), especializados en golpes suaves o blandos del estilo de las revoluciones de colores.
-Parte de la dirigencia estudiantil está entrenada por los “revolucionarios de colores” de los países balcánicos e incluso su logo, el puño en blanco, es similar al de estos. Los testimonios de la protesta y las filmaciones muestran conductas tácticas y estratégicas de personas que no improvisan y están entrenadas.
-En la mayoría de las movilizaciones del país se ve un comportamiento sistemático de generar disturbios y enfrentarse a la policía. Incluso, el mayor Motta Domínguez informa que en Aragua, tres policías fueron hospitalizados de gravedad y deja que la prensa entreviste a tres jóvenes que avalan su versión con los objetos contundentes de fondo (molotovs, cohetes caseros, y otros).
-Todos estos hechos suceden después de que Maduro cerrara el 2013 con una reunión con opositores y la abriera con un encuentro del mismo tono para comenzar una etapa de diálogo. Los únicos que no fueron: Leopoldo López y María Corina Machado.
Las alertas.
-Ya cuando comienzan las protestas de los estudiantes se empieza a generar stress en la cotidianidad de la clase media, parte del chavismo alerta que hay una situación similar a la previa al golpe de 2002.
-Los hechos de violencia en las protestas estudiantiles y la feroz campaña mediática en el exterior desencadenan el pedido de calma por parte de Maduro.
-Cabello y Maduro informan públicamente que tienen informaciones que la oposición va a intentar buscar un muerto en la marcha y que no van a dejar que eso pase. Maduro llama a los chavistas a no caer en provocaciones, y aparece el vídeo de los supuestos Tupamaros.
-Ya el día anterior a la protesta, un programa de la televisora estatal VTV hace pública una conversación telefónicadel ex embajador de Venezuela en Colombia, Fernando Gerbasi, donde remarca que en la marcha iba haber un muerto según la misma fuente que le anticipó lo del golpe de 2002.
Análisis.
-En las muertes existe una responsabilidad del Estado por anunciar posibles disturbios y no evitarlos cuando era vox populi lo que podía llegar a pasar, y lo que estaban buscando que sucediera.
-El chavismo puso un nuevo muerto y las organizaciones esperan soluciones y detenciones rápidas porque en menos de un año es la segunda vez que sucede algo parecido. En la anterior fueron 12 cuando Maduro ganó por estrechomargen, y fue muy importante contener esa reacción para evitar que la tensión se alargara en el tiempo, como desea la oposición.
-El gobierno permitió que la oposición tuviera sus muertos y pueda apelar al costado afectivo para continuar con la escalada que anuncia contra el gobierno, similar a lo que en este momento pasa en Ucrania luego de errores graves en la conducción de ese conflicto político, y un enemigo que juega y muy duro.  Aún resta ver si la oposición puede mantener el ritmo de movilización constante, más si sabes que vas pero no si volves, una máxima que puede alejar a los menos beligerantes.
-Hay una clara articulación en el discurso mediático para hacer lo que vienen haciéndole a Venezuela desde Chávez, el cerco mediático. Claro que esto viene acompañado de la matriz de que es un país en caos e ingobernabilidad donde el Estado reprime, la famosa Estado fallido que justifica cualquier barbaridad. En esta táctica se utilizan fotos falsas, vídeos sin fuente, y se dan como verídicas informaciones en potencial sin ser chequeadas, como la de los Tupamaros.
-Si el gobierno no da una versión creíble, estructurada, y en base a elementos perceptibles y contundentes, los medios van a seguir haciéndose su agosto con versiones no chequeadas y generando incertidumbre, la gran arma que vienen utilizando sistemáticamente ante cada error o espacio en blanco de Miraflores.
-Es grave, muy grave, que aparezcan fotos y vídeos de policías y oficiales de inteligencia disparando si se tiene en cuenta que Maduro dio la orden clara de no caer en provocaciones, no reprimir. Cualquier hipótesis sobre esto es apresurada pero tendría que darse una respuesta sobre eso ya que….bueno nos quedamos en que es apresurado.
-La movilización de la oposición fue como si estuvieran en campaña y la del chavismo fue como si estuviera Chávez (incluso sin mover el aparato del interior). Si esto va para el desgaste, como plantea la oposición, tiene un chavismo fuerte y cohesionado enfrente, un elemento con el que especulan por la situación económica (que requiere una nota completa por su complejidad)y sus consecuentes discusiones políticas e ideológicas sin que el líder supremo esté en el terreno para dirimirlas.
-Después de las elecciones en las alcaldías decíamos que Maduro fue relegitimado y que la oposición estaba en disputa entre la derecha política con una vertiente socialdemócrata de buena proyección y la línea cabeza de termo de desconocer al Estado venezolano y sus autoridades. Provisoriamente triunfa la línea cabeza de termo, lo que es una mala noticia dado el complejo momento que existe en el país.
-El chavismo sigue en su etapa bisagra, donde los grises abundan, y la realidad regional e internacional se le vuelve complicada, aunque se encuentra mucho más legitimado hacia adentro y fuera con un liderazgo claro e incuestionable, el de Maduro. Los tiempos que se vienen (en el mediano) son decisivos cuando se ve claramente una ofensiva política dirigida por los dirigentes que utilizan tácticas desestabilizadoras de Estados Unidas. Muy Ucrania todo.
-La suerte del chavismo sigue dependiendo de su cohesión, y su capacidad política/territorial de responder integralmente a una ofensiva también integral, donde se pueden dar sorpresas, como sucede en estos contextos, donde se ven actores políticos que articulan perfectamente sus acciones con los hechos y sus consecuencias, como si supieran lo que están haciendo y lo que van hacer.
-Hay que ver la película completa y entender que hay estrategias múltiples pero que se basan en una de fondo: La deslegitimación constante del chavismo como proyecto político inviable para Venezuela y el resto de América Latina a partir del cotidiano y la generación de situaciones de stress en el pueblo.
-A sentarse a esperar como sigue todo, y no perder de vista la ofensiva de Estados Unidos en la región y los reacomodos geopolíticos que intenta imponer en los nuevos equilibrios mundiales. Todo es una lección.
-A estos apuntes le cabe la máxima de use y tírelo.

55 años de Revolución en una isla llamada Cuba

Cuando en 1959 triunfaron las fuerzas del Movimiento 26 de julio con varios aliados sobre la dictadura de Fulgencio Batista se abrió un destino incierto para la otrora llamada perla de las Antillas. La república de Cuba cumplió este primero de enero 55 años en los que está intentando ser libre de las disposiciones del imperio que tienen ahí cerquita a menos distancia de la que hay entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Cuando comenzó la experiencia de la Revolución, dicho esto por Fidel Castro como líder indiscutido de todo este proceso, nadie sabía como era que se hacía el socialismo en la vida real. Si habían leído toda la literatura, pero el ejemplo existente estaba en la URSS y había muchas falencias que en la década del 60 eran criticadas por los comunistas y socialistas de América Latina. Hasta que a mediados de los 60 se rompe la relación con Estados Unidos, con la aparición del bloqueo marítimo y la expulsión de la OEA, los cubanos no habían decidido su primer destino. Tuvieron siempre claro que la revolución debería tener carácter humanista pero con mano de hierro. Por eso siempre se privilegió la salud y la educación de toda la población a la vez que se reprimió fuertemente a quienes habían formado parte de la dictadura como a quienes incumplían la nueva forma de vida que nacía en los 60. El paredón funcionó mañana, tarde y noche.

La aplicación de la pena de muerte con juicio previo para la defensa del país es algo que ha aparecido algunas veces en estos 55 años. 2 hechos para recordar son los fusilamientos de los militares vinculados al narcotráfico en 1989 y en 2001 los secuestradores de un barco turístico. En ambos casos hubo un juicio previo y la oportunidad de defensa. En ambos se alegó la defensa de la soberanía y posibilidad de permitir un ataque norteamericano, ambas fechas 1989 con caída de la URSS y 2001 con caída de las torres gemelas contextualizaban una situación en la que el poderío imperial norteamericano estaba en ascenso y la isla de Cuba siempre está señalada como uno de los lugares más seguros de ser invadidos por los marines. En 1989 el general Ochoa y otros militares se habían asociado con gente de Pablo Escobar, capo narco del cartel de Medellín de Colombia, para buscar un nueva ruta para la exportación de cocaína hacia los Estados Unidos. Cuando la dirigencia cubana se enteró de esto, Fidel expresó que se le estaba dando a los norteamericanos el fundamento necesario para una invasión como la que habían hecho ese mismo año en Panamá contra la dictadura de Manuel Noriega mediante la acusación de apoyo al narcotráfico.

El otro hecho del 2001 se vivió de una forma parecida, un grupo de secuestradores buscaba generar un conflicto para que el gobierno fuera acusado de estar vinculado con terroristas y pudiera ser un país de lo que luego el expresidente George W. Bush denominó el eje del mal. Rápido de reflejos Fidel se ofreció el mismo a donar sangre para las víctimas del atentado como así también pudo apaciguar voces de luchadores de América Latina como la madre de Plaza de Mayo, que en un primer momento había dicho que los que iban en los aviones eran sus hijos. En Cuba se leía nuevamente el escenario como de posible conflicto que podía desencadenar una invasión.

La política internacional ha estado presente desde 1959 habiendo optado la Revolución cubana por apoyar a los movimientos revolucionarios de todo el mundo. Fue así como durante la década del 70 permitió la llegada de miles de revolucionarios de América Latina que se entrenaron para prepararse para la lucha guerrillera, como a fines de esa década apoyaron en Angola el proceso de guerra de liberación que estaba ocurriendo en África.

La revolución siempre estuvo cercada por la fuerza del imperio vecino, pero a la vez siempre consiguió una vía de escape. Si al inicio la repimenda norteamericana a la confiscación de empresas yankis fue dejar de comprar azúcar (principal cultivo histórico de la isla) la salida que apareció como posible fue una alianza con los países del bloque socialista liderados por la URSS que garantizaron el mantenimiento de una país agroexportador pero donde el excedente era usado para el pueblo. Las décadas del 60-70-y 80 marcaron en la isla que se podía vivir bien sin aliarse al imperio yanki. En los 90 luego de la caída del bloque socialista, sin disparar un solo tiro, tuvieron que reinventarse y ahí apareció el dólar a través del turismo. El azúcar ya no tenía comprador y de apoco fue desapareciendo siendo el día de hoy un producto más de la isla. Con la suba de los preciso de los alimentos de estos últimos años y la alianza estratégica entre Cuba y China se ha ido modificando el tipo de producto exportable. Entonces los 90 representaron lo que Fidel llamó el período especial, en donde la escasez fue la norma y donde comenzaron a verse diferencias sociales fuertes a partir de quienes  tenían acceso a la divisa norteamericana y quienes no. Cuba siguió aislada de América Latina hasta la llegada de Chávez al gobierno de Venezuela en 1998 que marcó el inicio del camino de reconciliación de Cuba y el resto. mantuvo el desarrollo vinculado a las ciencias de la salud, mantuvo los altos niveles educativos y comenzó de a poco a virar en el acceso de bienes de consumo dentro de su población. Es un proceso que al día de hoy continua.

Es innegable que la capacidad de reinvención ante nuevos desafíos es algo a lo que los cubanos no temen, y que queda claro con la nueva reforma agraria que se produjo hace unos años como parte de la reconversión productiva con el incentivo de producir alimentos para los cubanos y para obtener un excedente administrado por el Estado. El país que alguna fue monoproductor de azúcar con una oligarquía clásica de nuestros países murió hace rato.

En estos 55 años han pasado muchísimas cosas en esta experiencia única que sirve muchas veces como ejemplo, pero como argentinos vale destacar 2 entre tantas. La primera es que el Che Guevara bautizó a su columna que combatió en la batalla crucial de Santa Clara contra el tren blindado batistiano como los descamisados del Che. Si alguno todavía tenía alguna duda del pensamiento de esta figura histórica acerca de la experiencia peronista de ahí se puede derivar un pensamiento.

La segunda cuestión es que el primer país que intentó quebrar el bloque mediante la adjudicación de créditos a largo plazo fue la República Argentina en 1973-74 bajo el gobierno de Perón. Por eso Cuba y Argentina han cultivado una relación histórica de ayuda mutua que ha hecho que entre sus pueblos haya un cariño duradero.

Un pequeño raconto de una historia que marcó a fuego y pudo cambiar el destino colonial que tenía escrito en la frente el pueblo latinoamericano

Dólar, vacaciones, peronismo y un poco de historia

Imagen

Decir que la Argentina es un país que permite a una porción importante de sectores medios poder viajar a la exterior y vivir una vida bastante cómoda es quizás una obviedad. Se podrá discutir que es clase media, y algunos dirán que todos los que pueden vacacionar lo son, o simplemente tener un trabajo formal bajo convenio colectivo casi que te hace de clase media. O que no se mide por ingresos, sino por identidad cultural. Son debates en torno a definiciones que no vienen al caso para algo que quiero decir. En América Latina no existe (de esa forma drástica: NO EXISTE) el estilo de vida que puede tener un laburante formal. Irse de vacaciones es un privilegio de los ricos y chau picho. Por eso, entre otras cosas,  el peronismo es tan importante para nuestro país. Sabemos que esto no lo sabe la mayoría de los sectores medios que se comparan con vidas de países industrializados y es normal que no lo sepa porque la educación que los ha formado habla de una Argentina más ligada a un trayecto europeo que a uno latinoamericano. Hoy tomamos casi como normal la política de integración de América Latina cuando esto no fue política de Estado casi toda la historia del país. Entonces a veces es difícil compararnos, con Colombia, con Perú, con Chile o con cualquier otro en términos de como viven cada unos de esos pueblos. En ninguno de ellos hubo un proceso parecido al peronismo, sólo Cuba a partir de la Revolución del 59 en donde comenzó a desarrollarse una sociedad con otro modelo de distribución que se asoció primero a la economía de la URSS y desde hace poco a la economía latinoamericana con Venezuela a la cabeza. No hubo procesos históricos de distribución del ingreso hacia los sectores populares, generalmente de color oscuro de piel, como el que existió en la Argentina. El caso de Uruguay es particular por la poca población, pero en términos generales no existió, hasta la actualidad, con los procesos de Brasi, Bolivia, Venezuela y Ecuador que están redistribuyendo en tiempo real los frutos del crecimiento económico. Para dar un ejemplo práctico: en los 70 Venezuela que era el pozo petrolero norteamericano tuvo una multiplicación de sus ingresos por el aumento del precio del barril del petróleo, en lo que se llamó crisis del petróleo. Ese aumento que generó ingresos exorbitantes fue absorbido por el grupito de familias que controlaba la extracción de petróleo y el 70% de los venezolanos siguió viviendo en condiciones paupérrimas. Esto quiere decir que ni un hospital hacían los muchachos, eso hasta el chavismo. Argentina es ejemplo de eso mismo a principios del siglo XX, con los buenos precios de los productos agrícolas y ganaderos, que hicieron que se multiplicaran las riquezas de unas pocas familias. Esa era nuestra forma de existencia hasta el peronismo que incluyendo a los excluidos de siempre, además de fortalecer el desarrollo de una industria propia con un mercado interno fuerte, generó una revolución cultural que hasta el día de hoy tiene repercusiones. Eso que se dice que el pobre argentino te mira a la cara y te trata de vos, mientras, por ejemplo el pobre chileno baja la cabeza y no falta el respeto.

Las políticas de industrialización al depender de divisas que no producía la propia industria generó los famosos cuellos de botella que hacían que los economistas del sistema adujeran que la Argentina por tener una parte de su territrio con una fertilidad descomunal no debía correrse del eje de producir alimentos (materia prima) para que sea elaborada en otros países. La división del mercado de trabajo internacional que le dicen. Y a nosotros nos tocó ese rol. Eso sí, nunca saldremos de la dependencia, y a eso no se lo escucha mucho. El objetivo de la industrialización ayer como hoy es la independencia económica que permita salir de los esquemas que nos quieren imponer desde afuera. Generar industria necesita de dólares para comprar bienes de capital e insumos necesarios para esa producción. Para que en algún momento de la vida la Argentina pueda producir no sólo para adentro, sino también exportar productos elaborados que son más caros que las materias primas. Entonces cuando empiezan a faltar divisas como ahora, se toman medidas para evitar el goteo de dólares del BCRA. Históricamente los gobiernos no peronistas, la mayoría de la historia de nuestro país, ante estas situaciones de crisis ¿qué hacían? devaluaban, bajaban la emisión monetaria y mantenían los salarios congelados, o sea enfriaban la economía. Pero eso tenía un costo y ese costo lo pagaban los sectores populares que dejaban de irse de vacaciones en el mejor de los casos. Hace unos años charlando con Martín Schorr, que fue funcionario del ministerio de economía y proviene de Flacso, me decía que, ante la incipiente crisis de 2008, la crisis la pagarían los trabajadores como siempre había pasado, porque cuando aparece la palabra ajuste no hay con que darle. Sin embargo la historia fue muy otra y el gobierno eligió a través de diferentes medidas sostener el trabajo y generar instrumentos para los trabajadores que todavía hoy no están registrados como la asignación universal por hijo. Desde el poder económico se respondió con la suba de precios de bienes fundamentales, para presionar al gobierno hacia una salida ortodoxa, que sería la salida del ajuste. El poder económico funciona así, o gana con la baja de salarios, o gana con la suba de precios. El estado argentino ha dado diferentes batallas, pero hoy todavía no logra controlar el mercado en su conjunto. Sigue primando la especulación en el corto plazo, de tipos que se dicen industriales. Hoy como ayer la UIA (como dijo Perón) no es ni una unión, ni son industriales, ni son argentinos.

Ante todo esto que viene pasando el gobierno intentó limitar la circulación de dólares en nuestro mercado con el famoso cepo, que tiene en la lógica de su base explicativa la necesidad de tener divisas para gastarlas en desarrollo y evitar corridas cambiarias. Y los sectores medios fogoneados por los medios de comunicación a su vez financiados por el poder financiero han puesto el grito en el cielo para que las cosas no cambien. Que los precios de las casas sigan estando en dólares y que esta sea una forma de atesorar ante la pérdida “natural” de valor del peso argentino. Un pueblo, el nuestro, que ha pasado varias hiperinflaciones y que asumió que no debía confiar en la moneda que emitía su país, por ende no debía confiar en su país. Al margen creo que la dolarización en Argentina (como se produjo en Ecuador) hubiera sido un éxito en su aplicación porque existe la base cultural a la cual no le importa en absoluto el destino del país. Por supuesto que esto es un producto de años y no son caídos del cielo.

Entonces un gobierno luego de una elección que no fue lo que se esperaba y en el medio de varios cambios internos elige mantener el rumbo de resolución de los conflictos: es decir no perjudicar a los trabajadores en su mayoría y combatir las formas de perjuicio que no genera. Las medidas que se plantearon hoy para el dólar están enmarcadas en todo lo que venía diciendo, pero claro que el que se quiere ir de viaje a una playa del Caribe y no le importa la suerte del país, lo siente como una afrenta personal. Se continúa trabajando para resolver un marco difícil con crisis que viene de afuera sin que paguen el pato los que menos tienen. Esto hace que se encarezcan los productos del exterior, es la política de compre nacional bajo otro rubro, el turismo. ¿Eso está mal? No parece.

Por último para agregarle un poco más de complejidad a la cosa es posible que los precios del turismo interno se encarezcan por unos vivos que ven que la restricción del acceso a la divisa los favorece y se creen que pueden hacer lo que quieren. Eso como es política interna se puede solucionar, y no debe faltar voluntad política para hacerse cargo.

¿Quién fue Videla?

Jorge Rafael Videla fue un militar argentino que llegó a general y fue cabeza de la junta militar que derrocó a un gobierno popular elegido en elecciones libres. Ese 24 de marzo de 1976 fue tomado por los sectores dominantes de la Argentina como el inicio de la gran oportunidad de destruir para siempre el país que había creado el peronismo desde 1945.

Videla representó una forma de ser de los militares latinoamericanos que privilegió siempre su cercanía a los factores de poder real y que estuvo siempre dispuesta a dar la espalda a las mayorías populares. Todo lo contrario a San Martín, Mosconi, Savio, Perón. El Estado les daba armas para defender a la patria y esta tendencia siempre creyó que la patria eran los empresarios que les endulzaban el oído buscando su apoyo. Esos empresarios que además eran blancos, occidentales y cristianos como el destino que se imaginaba Videla tenía que correr la Argentina.  Más preocupados por quedar bien con el mundo exterior que con la suerte de su pueblo. En plena guerra fría había que estar con los defensores de esos valores cueste lo que cueste.

Va a pasar a la historia por ser el jefe político-militar del exterminio desatado por su gobierno, fundamentalmente contra los trabajadores organizados, en pos de cambiar la Argentina favoreciendo a los dueños de siempre. También será recordado por promover una palabra como destino trágico de los argentinos, fue quien impuso el concepto por el que nos conocen en el mundo además de Maradona y Messi: hoy desaparecido, como forma de terrorismo de estado, se dice en español gracias a Videla.

Hoy se murió, gracias al kirchnerismo que supo interpretar las demandas de todos los familiares y un conjunto social importante, en la cárcel de Marcos Paz. En pleno conurbano donde viven los trabajadores que fueron excluidos por el modelo de país que Videla lideró junto a Martinez de Hoz.

Videla había sido puesto preso en la década del 80 por el gobierno de Alfonsín y luego liberado por los indultos de Menem en los 90. 10 años después fue el gobierno kirchnerista quien lo volvió a colocar tras las rejas en una cárcel común a quien traicionó su juramento militar de defender a la patria y la entregó al capital extranjero.

Murió sin dar más datos sobre el paradero de cientos de chicos secuestrados, sin dar datos del archivo de los detenidos desaparecidos. Quizás su muerte sea la posibilidad de que otros militares puedan contar lo que su jefe ocultó para siempre.

Videla nos legó para siempre el modelo de lo que no debe hacer un militar.