55 años de Revolución en una isla llamada Cuba

Cuando en 1959 triunfaron las fuerzas del Movimiento 26 de julio con varios aliados sobre la dictadura de Fulgencio Batista se abrió un destino incierto para la otrora llamada perla de las Antillas. La república de Cuba cumplió este primero de enero 55 años en los que está intentando ser libre de las disposiciones del imperio que tienen ahí cerquita a menos distancia de la que hay entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Cuando comenzó la experiencia de la Revolución, dicho esto por Fidel Castro como líder indiscutido de todo este proceso, nadie sabía como era que se hacía el socialismo en la vida real. Si habían leído toda la literatura, pero el ejemplo existente estaba en la URSS y había muchas falencias que en la década del 60 eran criticadas por los comunistas y socialistas de América Latina. Hasta que a mediados de los 60 se rompe la relación con Estados Unidos, con la aparición del bloqueo marítimo y la expulsión de la OEA, los cubanos no habían decidido su primer destino. Tuvieron siempre claro que la revolución debería tener carácter humanista pero con mano de hierro. Por eso siempre se privilegió la salud y la educación de toda la población a la vez que se reprimió fuertemente a quienes habían formado parte de la dictadura como a quienes incumplían la nueva forma de vida que nacía en los 60. El paredón funcionó mañana, tarde y noche.

La aplicación de la pena de muerte con juicio previo para la defensa del país es algo que ha aparecido algunas veces en estos 55 años. 2 hechos para recordar son los fusilamientos de los militares vinculados al narcotráfico en 1989 y en 2001 los secuestradores de un barco turístico. En ambos casos hubo un juicio previo y la oportunidad de defensa. En ambos se alegó la defensa de la soberanía y posibilidad de permitir un ataque norteamericano, ambas fechas 1989 con caída de la URSS y 2001 con caída de las torres gemelas contextualizaban una situación en la que el poderío imperial norteamericano estaba en ascenso y la isla de Cuba siempre está señalada como uno de los lugares más seguros de ser invadidos por los marines. En 1989 el general Ochoa y otros militares se habían asociado con gente de Pablo Escobar, capo narco del cartel de Medellín de Colombia, para buscar un nueva ruta para la exportación de cocaína hacia los Estados Unidos. Cuando la dirigencia cubana se enteró de esto, Fidel expresó que se le estaba dando a los norteamericanos el fundamento necesario para una invasión como la que habían hecho ese mismo año en Panamá contra la dictadura de Manuel Noriega mediante la acusación de apoyo al narcotráfico.

El otro hecho del 2001 se vivió de una forma parecida, un grupo de secuestradores buscaba generar un conflicto para que el gobierno fuera acusado de estar vinculado con terroristas y pudiera ser un país de lo que luego el expresidente George W. Bush denominó el eje del mal. Rápido de reflejos Fidel se ofreció el mismo a donar sangre para las víctimas del atentado como así también pudo apaciguar voces de luchadores de América Latina como la madre de Plaza de Mayo, que en un primer momento había dicho que los que iban en los aviones eran sus hijos. En Cuba se leía nuevamente el escenario como de posible conflicto que podía desencadenar una invasión.

La política internacional ha estado presente desde 1959 habiendo optado la Revolución cubana por apoyar a los movimientos revolucionarios de todo el mundo. Fue así como durante la década del 70 permitió la llegada de miles de revolucionarios de América Latina que se entrenaron para prepararse para la lucha guerrillera, como a fines de esa década apoyaron en Angola el proceso de guerra de liberación que estaba ocurriendo en África.

La revolución siempre estuvo cercada por la fuerza del imperio vecino, pero a la vez siempre consiguió una vía de escape. Si al inicio la repimenda norteamericana a la confiscación de empresas yankis fue dejar de comprar azúcar (principal cultivo histórico de la isla) la salida que apareció como posible fue una alianza con los países del bloque socialista liderados por la URSS que garantizaron el mantenimiento de una país agroexportador pero donde el excedente era usado para el pueblo. Las décadas del 60-70-y 80 marcaron en la isla que se podía vivir bien sin aliarse al imperio yanki. En los 90 luego de la caída del bloque socialista, sin disparar un solo tiro, tuvieron que reinventarse y ahí apareció el dólar a través del turismo. El azúcar ya no tenía comprador y de apoco fue desapareciendo siendo el día de hoy un producto más de la isla. Con la suba de los preciso de los alimentos de estos últimos años y la alianza estratégica entre Cuba y China se ha ido modificando el tipo de producto exportable. Entonces los 90 representaron lo que Fidel llamó el período especial, en donde la escasez fue la norma y donde comenzaron a verse diferencias sociales fuertes a partir de quienes  tenían acceso a la divisa norteamericana y quienes no. Cuba siguió aislada de América Latina hasta la llegada de Chávez al gobierno de Venezuela en 1998 que marcó el inicio del camino de reconciliación de Cuba y el resto. mantuvo el desarrollo vinculado a las ciencias de la salud, mantuvo los altos niveles educativos y comenzó de a poco a virar en el acceso de bienes de consumo dentro de su población. Es un proceso que al día de hoy continua.

Es innegable que la capacidad de reinvención ante nuevos desafíos es algo a lo que los cubanos no temen, y que queda claro con la nueva reforma agraria que se produjo hace unos años como parte de la reconversión productiva con el incentivo de producir alimentos para los cubanos y para obtener un excedente administrado por el Estado. El país que alguna fue monoproductor de azúcar con una oligarquía clásica de nuestros países murió hace rato.

En estos 55 años han pasado muchísimas cosas en esta experiencia única que sirve muchas veces como ejemplo, pero como argentinos vale destacar 2 entre tantas. La primera es que el Che Guevara bautizó a su columna que combatió en la batalla crucial de Santa Clara contra el tren blindado batistiano como los descamisados del Che. Si alguno todavía tenía alguna duda del pensamiento de esta figura histórica acerca de la experiencia peronista de ahí se puede derivar un pensamiento.

La segunda cuestión es que el primer país que intentó quebrar el bloque mediante la adjudicación de créditos a largo plazo fue la República Argentina en 1973-74 bajo el gobierno de Perón. Por eso Cuba y Argentina han cultivado una relación histórica de ayuda mutua que ha hecho que entre sus pueblos haya un cariño duradero.

Un pequeño raconto de una historia que marcó a fuego y pudo cambiar el destino colonial que tenía escrito en la frente el pueblo latinoamericano

Anuncios

Acuerdo de YPF con Repsol: un editorial español que sirve para saber como somos mirados

El diario El País de España, antikirchnerista, y anti todo movimiento latinoamericano que exprese algún tipo de voluntad soberana nacional, publica hoy en un editorial el verdadero pensamiento de la política exterior de España. Para ellos la política exterior es la defensa de los intereses de sus empresas en el exterior en primera medida, como lo hemos visto nosotros acá cuando el presidente otrora socialista Felipe Gonzalez, se aparecía en 2001 en nuestro país (mientras todo se derrumbaba) para asegurarse que las empresas españolas (Repsol-YPF, Aerolíneas y Telefónica fundamentalmente) no serían molestadas por los cambios que se irían a producir. Nuestro pueblo en la miseria, y los españoles gastaban plata en mandar a un embajador del cariz de Felipe Gonzalez para asegurarse que las empresas mantuvieran sus tasas de ganancia. Vale recordar que Perón, cuando esa Nación sufría las vicisitudes del posconflicto bélico y de haberse quedado afuera del plan Marshall, fue quien decidió por muchos motivos enviar barcos repletos de alimentos. Claro que buscaba además un rédito político, pero la ayuda humanitaria era un fin en si mismo. Era verdad que Argentina no tenía empresas para defender en ese país, pero los gestos no se pueden olvidar. La Argentina que había aceptado recibir a infinidades de españoles a fines del siglo XIX y principios del XX, lo había hecho por muchas razones, pero había una lógica que históricamente buscaba ser un vínculo recíproco. Y en la década del 90 cuando España a través de sus empresas primero estatales y después privadas se introduce en el negocio de las privatizaciones lo que vimos fue que el único objetivo era apoderarse y destruir los bienes que habíamos producido los argentinos. Por supuesto que el problema es nuestro por confiar en ellos, por eso son para celebrar las medidas que nos los quitan de encima, primero Aerolíneas, después YPF, y en algún momento serán las comunicaciones. Porque lo que siempre los guió, pese a considerarse “amigos” y toda la cháchara es una voluntad colonia que el Reino de España nunca pudo esconder en sus prácticas.

Va pegado el artículo que mencionábamos del diario dando a entender que esto del acuerdo es algo así como la 2 rebelión de las colonias.

La metrópoli colonizada por sus colonias

Quien sale fortalecida es la empresa pública mexicana Pemex porque el acuerdo reduce sus riesgos en la petrolera

El aparente final de la guerra Repsol-Argentina augura beneficios para todos, aunque ya se irá viendo en la ejecución de la letra pequeña del acuerdo.

Quien sale estratégicamente fortalecida es la empresa pública mexicana Pemex (que ostenta el 9,34% de Repsol). No tanto porque se le abra la veda en el yacimiento de Vaca Muerta. Para ponerlo en rendimiento tendría que invertir con largueza, y no va suelta, pues revierte a papá Estado la parte del león de sus beneficios, que suponen un 40% de los ingresos presupuestarios mexicanos.

Es ganadora, más bien, porque como a los demás accionistas, el acuerdo le reduce sus riesgos en la petrolera española. Y sobre todo porque es ella quien ordeñó el pacto (tras rebelarse por segunda vez contra el presidente de Repsol), como evidenció la visita ad limina del ministro de Industria, José Manuel Soria, en funciones de gran recadero, a México.

Este episodio simboliza un fenómeno de mayor enjundia: la creciente toma de posiciones, ya de orden político, ya económico, ya financiero, de empresas latinoamericanas en corporaciones españolas clave. Rizando el rizo, la exmetrópoli está siendo semicolonizada por sus excolonias. Justo el reverso del segundo Descubrimiento de América por bancos y empresas de servicios públicos españoles en trance de privatización, iniciado en los años noventa bajo los Gobiernos de Felipe González. E incrementado después, al socaire de la venta de las empresas públicas latinoamericanas al sector privado.

La emergencia del subcontinente y la recesión española se han conjugado en el último lustro para articular el envés pendular de aquel movimiento.

Por un lado, bancos, compañías de telecos y otras logran salvar sus cuentas de resultados gracias a su capilaridad en Centroamérica y el Cono Sur. Por otro, sociedades y capitales latinos, reforzados tras años de crecimiento sostenido, lanzan nuevas, y bienvenidas, inversiones en España. Menudean, al amparo de la debilidad del mercado peninsular, o del alto endeudamiento empresarial, o de las cargadas autocarteras, o de las urgencias expansivas, o de la precariedad de sus núcleos de accionistas de referencia, tantas veces sobreapalancados.

Así, el grupo mexicano Sigma lanza una opa sobre el 100% de Campofrío; la primera fortuna mexicana y mundial, Carlos Slim, entra en Caixabank y otras firmas como Gas Natural; el colombiano Jaime Gillinsky y el mexicano David Martínez se convierten en primeros accionistas del Sabadell. Y Pemex se hace con la mayoría del astillero gallego Hijos de J. Barreras. La secuencia continuará. Y se complementa con la más discreta irrupción en las 35 del Ibex de los grandes fondos mundiales.

Bien, y a todo esto, para Repsol, ¿qué? La petrolera logra ahora un respiro financiero, si bien pendiente de ciertos detalles del mercado. Pero para alcanzar un mejor saneamiento deberá vender su importante participación en Gas Natural: los últimos vaivenes (que si chinos de Sinopec, que si singapurenses de Temasek) pespuntean cierta confusión.

Además, deberá reconciliar las frondas de algunos de sus accionistas. Mediante, entre otros mecanismos, la mejora de los beneficios. Estos, aupados en el corto plazo por la venta de sus activos de gas natural licuado (GNL) a Shell, por 6.653 millones, se resentirán a medio plazo por esa misma enajenación, que le detraerá los correspondientes resultados gasísticos. Además, la nueva normativa española impide a Repsol consolidar el 100% de los beneficios de Gas Natural, reduciéndose a su cuota, el 30,01%.

Estos desafíos tendrán que enmarcarse en una redefinición, pendiente desde hace tiempo, del perfil de Repsol en el mercado.

Es una incógnita con, al menos, tres variantes. Puede optar por ser una petrolera pura y dura (upstream: con contratos de pozos, con reservas) para lo que la expulsión de Argentina la perjudicó y para lo que quizá le falte tamaño y músculo financiero en relación con sus rivales internacionales. O por ser una refinera orientada por la mercadotecnia doméstica, lo que la circunscribiría al mercado español, de dimensión limitada. O por recuperar su vocación gasista, vía menos practicable tras la venta de GNL. Debe, en cualquier caso, decidir qué pretende ser cuando sea mayor.

Algo está cambiando en América Latina: Cuba al frente de la CELAC

Cuba es una isla del Caribe, la más grande en territorio, que tiene su punto más próximo de Estados Unidos a sólo 140 km de la costa de Miami, en el estado de Florida. Cuba pasó de ser el productor azucarero, mediante trabajo esclavo, de los imperios europeos desde el siglo XVIII hasta el XIX para transformarse en el centro de veraneo de los adinerados de Norteamérica  Al Capone llegó a tener su casa en el pueblo de playa que se llama Varadero, que queda a 120 km de la actual capital que es la Habana.

Cuba tenía su destino predestinado como servidor de los intereses de su vecino imperial, como un lugar donde los yanquis fueran a dejar atrás la vida agitada de sus ciudades vertiginosas.

y sin embargo como ocurre muchas veces con los destinos manifiestos impuestos a los demás, en esa pequeña isla frente al monstruo que había descrito la figura principal de la independencia cubana, José Martí, se erigió una voluntad que solamente exigió que ese pueblo tenía que ser consultado respecto al destino que se le quería dar a la isla. Y en nombre de la constitución de 1940, que había sido bien guardada por Batista, un grupo de hombres y mujeres agarraron un barquito y viajaron de México a Cuba para insertarse en la sierra. Con fuerte disciplina militar, con apoyo de grupos en las ciudades y una opinión favorable en el exterior lograron derrotar al ejército profesional de Cuba. Esa lucha que se transformó en epopeya la dirigió Fidel Castro que desde ese momento se transformó en un símbolo para América Latina y el mundo entero. Desde 1959 hasta mediados de la década del 60 los cubanos intentaron realizar sus planes de gobierno de forma autónoma, con el constante asedio de la potencia imperial, que no sólo aportó a los mercenarios que quisieron entrar por la Bahía de los cochinos, que está en el sur al centro de la isla, sino que además otorgó fondos para los opositores internos que querían meterse en las sierras del Escambray, así como el M26 se había metido en la Sierra Maestra, para resistir y buscar apoyo militar norteamericano. Todo eso lo hacían matando campesinos, alfabetizadores, lo que se les cruzara. Todo en nombre de la libertad por supuesto. Cuba fue el primer país que terminó con el analfabetismo. En la isla antes de la revolución se calcula que había un 20% de la población que era analfabeta. Sobre todo los afrodescendientes que en su gran mayoría eran hijos de esclavizados. Estas personas sólo les servían al gobierno cubano para la producción de azúcar y luego no tenían derecho a nada, había mucho racismo. Hoy el racismo en las formas que comúnmente se conocen en América Latina no existe en la isla.

En la década del 60 Fidel dice en varias entrevistas que ellos tuvieron que optar y la única forma de seguir existiendo fue aliarse a la Unión Soviética, pese a que dentro de Cuba, y sobre todo en la persona del Comandante Che Guevara se escuchaban muchas críticas a la forma en que desplegaba el socialismo desde Moscú la Unión Soviética. Cuba se unió al campo socialista estando a 140 km de EEUU. Con la crisis de los misiles que casi genera una guerra nuclear quedó demostrada la importancia estratégica d ela isla, y los cubanos se subieron el precio a nivel internacional y comenzaron a ser reconocidos en todo el mundo.

En la vida cotidiana con la alianza con la URSS los cubanos sabía que el azúcar que producían era posible de ser vendida en su totalidad a un buen precio y comenzaron a desarrollar generando los mejores índices de América Latina, la educación y la salud. Todo con un bloqueo norteamericano que se fue incrementando con el tiempo. Los cubanos vivían con los productos que se elaboraban en el campo socialista sin necesitar de tomarse una coca cola, hasta elaboraron una cola propia que se llama Tu Kola. Un bloqueo extraño porque tienen , los norteamericanos, algunas leyes que amparan a cualquier cubano que llegue a territorio yanki. Ni bien llega tiene posibilidad de tener la ciudadanía. De esa manera querían genera una situación de migración masiva que nuca se generó.

No vivían en la abundancia, pero tampoco sufrían necesidades y lo que tenían siempre lo compartían. Por ejemplo como cuando mandaron voluntarios cubanos a participar de la lucha de liberación de Angola en los 70. El cubano medio, conoce Angola desde los 70, es decir que con África, y Asia tuvieron una relación desde estos tiempos muy diferente a la del resto de América Latina.

Pero como castigo a la Revolución por haberse animado a enfrentar su destino manifiesto, los norteamericanos lograron que la organización de estados americanos, que era la única organización que existía en ese época para discutir sobre los asuntos de la región, los expulsara en 1962.

Por tener los vínculos con el campo socialista y con algunos países de África, Cuba no sintió el golpe del aislamiento regional. Su respuesta fue apoyar a todos los movimientos revolucionarios que se crearon en toda América en las décadas del 60 y del 70. Recién con el el gobierno de Salvador Allende en Chile en 1971 y luego con el Cámpora-Perón en 1973 comenzaba el nuevo vínculo con América Latina. La historia de Chile y Argentina la conocemos  a los Allende y Perón los sucedieron los Pinochet y Videla. La relación con Cuba se quebró.

Esto fue hasta primer década del siglo XXI. Cuando en América Latina comenzaron a aparecer gobiernos en los que sus presidentes y presidentas empezaron a hacer nuevamente lo que Cuba venía haciendo desde 1959, romper el destino manifiesto y animarse a obrar por su propia voluntad. El primero que apareció fue Hugo Chávez en Venezuela que comenzó a tener un vínculo en pie de igualdad con los cubanos. A partir de ese vínculos los médicos cubanos se desplazan por toda América y el Caribe, conociendo los lugares más olvidados, para llevar un poco de saneamiento a  la perversión en la que se convirtió la sociedad de consumo.

Todo esto se producía 10 años después de la caída del campo socialista, sin disparar un solo tiro. Sabiendo que Gorbachov descansa en una isla norteamericana del pacífico que aparentemente fue una parte del pago por sus labores en la URSS. Cuba se tuvo que abrir al turismo, sabiendo que con eso se generaría desigualdad.

En tiempos de muchas necesidades los cubanos siguieron apostando por el gobierno de la Revolución y cuando hubo protestas Fidel siempre fue a poner el cuerpo para explicar la situación y para plantear las posibles salidas. la Cuba del turismo no es el producto deseado, como no lo había sido la unidad con la URSS, pero es lo que permite mantenerse. Este año 2013 llegarán seguramente a 3 millones de turistas, una cifra que iguala a Jamaica como destino del Caribe, pero que está por debajo de los 5 millones que van a Bahamas. En Cuba es difícil el acceso a internet y a todas las cuestiones ligadas a la tecnología por el bloqueo siniestro que siguen apoyando los cubanos de Miami, que se han transformado en un caudal de votos nada despreciable en las elecciones de presidente en EEUU. El bloqueo seguirá porque no le van a dar el gusto a Fidel en vida. Y los latinoamericanos seguiremos pidiendo que termine, porque tienen que reconocer que no han podido.

Cuba pasó de estar aislada a ser incluida en 2008 en Costa do Sauipe, Brasil, en la cumbre del Grupo RIO y luego a ser el país presidente de la CELAC, organismo que incluye a todos los países de América exceptuando a EEUU y a Canadá. Si uno tiene que pensar como está cambiando América Latina tiene que ver la foto de arriba. Es un presidente neoliberal heredero del modelo pinochetista chileno entregándole el mando a Raul Castro presidente de Cuba. Es un hecho histórico fundamental para terminar con una gran injusticia como es el bloqueo y poder permitir que el pueblo cubano siga optando por lo que cree que es su destino, sin tirarse en balsa para ir a preguntarle a los yankis que tienen que hacer.

190 años del encuentro de Guayaquil

Hoy además del paso a la inmortalidad en la historia de nuestro pueblo de la compañera Evita, se cumplen 190 años del encuentro de dos glorias latinoamericanas en la ciudad de Guayaquil, otrora de la Gran Colombia y actualmente segunda ciudad de importancia de Ecuador.

Simón Bolívar y José de San Martín se encontraron un día como hoy, y estuvieron reunidos dos días. Podríamos decir que fue la primer cumbre de líderes latinoamericanos. San Martín que venía de ganar las batallas de Chacabuco y Maipú para liberar a Chile con el ejército de los Andes había tomado la vía marítima para terminar la obra de liberación americana en la fortaleza realista de América: el territorio del Perú.

Ese Perú que se había resistido a todos los embates internos y cuyo virrey desde Lima y luego Cuzco logró revertir militarmente todos los ataques desde 1810. San Martín desembarcó en septiembre de 1820 y recién en julio de 1821 logró entrar a Lima y declarar la independencia, pero el ejército realista no había sido derrotado sino que se replegó en la sierra. Como Protector del Perú desarrolló su segunda gestión de gobierno, declarando el fin de la servidumbre y la libertad de vientres entre otras medidas que le trajeron la rápida oposición de los sectores altos dentro de los criollos que querían una independencia en donde las castas coloniales no se transformaran. Esta situación de lucha interna, sumada a que parte del ejército que había llegado con él tampoco estaba de acuerdo en las políticas populares de San Martín y que el gobierno de Buenos Aires le había puesto precio a su cabeza por deserción por haberse negado en 1820 a llevar su ejército al Río de la Plata para reprimir a las fuerzas artiguistas, hizo que no tuviera los recursos para culminar la lucha militar por la libertad de América.

En ese contexto se entrevista con un Bolívar que venía de triunfar en la batalla de Pichincha que terminó de liberar Quito y habiendo logrado que la ciudad de Guayaquil se sumara a la Gran Colombia. Bolívar que pese a sus triunfos también comenzaba a ver un frente interno cada vez más complicado por sus ausencias debido a la campaña militar, por lo que tampoco estaba en una situación muy pacífica.

La entrevista no tuvo testigos, pese a que Bartolomé Mitre en la La historia de San Martín dijera que Bolívar lo miraba al Protector del Perú con el ceño fruncido porque era autoritario y que San Martín era el más bueno del mundo y le dejó la gloria del triunfo final al ejército del Libertador del norte de Sudamérica.

Esta entrevista sin testigos entre dos líderes americanos, que han dejado algunas cartas demostrándose el afecto que se tenían mutuamente, quiso ser transformada en un punto de discordia por el ordenamiento político que iba a tener América posteriormente a la Independencia. De más está decir que los primeros que escribieron la historia de América no fueron representantes legítimos del pueblo, sino de las diferentes oligarquías latinoamericanas que forzaron su necesidad política de legitimación de la balcanización de América Latina en una lectura histórica que les fuera funcional a esos intereses. Fueron quienes crearon una Nación en cada puerto quienes forzaron la división política entre Bolívar y San Martín.

Es decir que crearon esa supuesta enemistad no entre dos hombres, sino entre los dos referentes máximos de la liberación de Sudamérica, que se juntaron no para ver como separar los países que iban a surgir, sino para tratar de resolver el último hito de la lucha independentista que se iba a desarrollar en Perú para la liberación de la Patria Grande, ambos pensaban en esa clave, aunque pudieran tener diferencias con respecto a como realizar esa tarea.

Esta situación es rebatible cuando vemos que San Martín tenía en el cuarto de su casa de Francia un cuadro de Bolívar. Es decir que el padre de la patria  o era muy masoquista o realmente la reunión con Bolívar no fue lo que se dijo.

Por otro lado San Martín llegó hasta aguas brasileras en 1828 para sumarse al ejército dorreguiano en la recuperación de la Banda Oriental usurpada por los brasileños. Justamente Manuel Dorrego era quien se había entrevistado con Bolívar y había sido seleccionado por el Libertador como su hombre en el Río de la Plata. La estrategia de Dorrego era que el ejército libertador de Bolívar sumara sus fuerzas con el del Río de la Plata liderado por San Martín para derrotar al imperio brasileño. San Martín al enterarse del asesinato de Dorrego por un hombre que había sido de su ejército, Juan Lavalle, se rehúsa a bajar del barco y emprende su regreso a  Europa. San Martín en Europa también ha tenido diferentes gestiones para el reconocimiento de las independencias americanas, es decir quienes lo trataron de poner como un viejito que fue a cuidar a la nieta también se equivocan.

Entonces la salida del Perú de San Martín refiere más a no poder contar con las tropas necesarias por parte de Bolívar y del pueblo peruano para terminar la emancipación por las disidencias internas que a un enfrentamiento con Bolívar. De hecho cuando San Martín se retira de la escena peruana (con acusaciones de dictador entre otras cosas que también le decían a Bolívar) quien lo reemplaza es un gobierno de los criollos peruanos que intentará triunfar contra los españoles, pero sin poder hacerlo terminan llamando al ejército de Bolívar que triunfa en las batallas de Junín y de Ayacucho, de la mano de Sucre con su A Paso de Vencedores, y se termina la gesta militar de emancipación americana el 9 de diciembre de 1824.

Hoy Guayaquil sólo tiene un monumento del encuentro de dos gigantes de América. Derrumbaron la casa favoreciendo la mirada histórica de quienes plantearon un conflicto. Actualmente el gobierno local es opositor a Correa y su alcalde ha sido asesorado por Durán Barba, el ideólogo de las derechas ultraliberales de América Latina. Desmentir el enfrentamiento es una tarea urgente sobretodo cuando en América Latina vuelven a acechar los fantasmas de ruptura de las instituciones propias, sin injerencias de potencias extranjeras, que tanto ha costado constituir.

San Martín y Bolívar comenzaron un camino de unión para terminar la emancipación, hoy los pueblos latinoamericanos debemos seguir su ejemplo para terminar la tarea de la emancipación.

Taller de Historia Política Argentina en Sociales (UBA)

Los invitamos a todos y todas a participar del primer Taller de Historia Política Argentina en la facultad de Ciencias Sociales de la UBA organizado por La Cámpora Estudiantes y La Cámpora Graduados de la Facultad de Ciencias Sociales. Voy a tener el placer de coordinarlo en la búsqueda de la formación política en los temas de nuestra historia de los jóvenes y con la intención de que en las Universidades Nacionales se comience a abordar las temáticas nacionales y populares, pero comenzando con el proceso de independencia de principios del siglo XIX.

Los esperamos.

Imagen

Programa del Taller de Historia Política Argentina

Clase Nº 1:

1º parte.

Presentación del taller. Presentación de los compañeros y cuales son sus inquietudes por las cuales se han acercado al curso. Ubicación en el mapa de Latinoamérica en el mundo.

Breve presentación del contexto europeo de donde emergerá la Revolución de Mayo. ¿Qué pasaba en Latinoamérica? Los criollos. El caso Haití. Levantamiento de Túpac Amaru y Túpac Katari. Invasiones inglesas.

2º parte

Cómo se nos ha contado la Revolución de Mayo? La revolución de Mayo y las 2 Españas. La revolución de Mayo y Latinoamérica. ¿Qué proyectos se pusieron en disputa? Composición de la junta de gobierno y visualización de los diferentes proyectos. ¿Es un mero traspaso comercial? Mariano Moreno y el Plan de Operaciones. Proyecto político-militar de la revolución. ¿Cuál era el territorio de operaciones? ¿Quién era el enemigo? La riqueza y el proyecto soberano. La relación con Inglaterra, España y Portugal.

Manuel Belgrano y el proyecto económico soberano. Proyecto político de monarquía inca e independencia en Tucumán.

Clase Nº 2

1º parte ¿Quién fue Artigas para la historia oficial? Artigas y su relación con Buenos Aires. Caudillo de los pueblos del litoral. Proyecto político-económico del artiguismo. Relación con Brasil. Política militar del artiguismo. Guerra a caballo. ¿Quién fue Andresito Artigas? ¿Fue correcta la táctica de Artigas? Independencia del Uruguay. ¿Quiso Artigas este proyecto? ¿Qué sabemos de San Martín por la historia oficial? San Martín y su estrategia político-militar. Su proyecto político- económico en Cuyo. La composición del ejército de los Andes. ¿Era un ejército nacional? La campaña sanmartiniana en Chile. Relación con el gobierno de Buenos Aires y con la oligarquía porteña. San Martín en Perú. El encuentro con Bolívar. San Martín en Europa. ¿Un abuelo jugando con su nieta o un operador político latinoamericano? Como recuerda la oligarquía a San Martín.

2º parte

Manuel Dorrego como opción federal en Buenos Aires. Gobierno de Rosas. ¿Se puede entender la historia desde la disputa de los unitarios y los federales? Alianzas políticas con los caudillos. Desarrollo económico. Defensa de la soberanía en Vuelta de Obligado. ¿Por qué Rosas es bisagra en la política argentina?

Traición de Urquiza a Rosas. Federalismo del litoral aliado al unitarismo porteño. ¿Qué significó Caseros? Separación de Buenos Aires. Gobierno de Mitre. Guerra de policía a los gauchos. Papel de Sarmiento. ¿Cómo piensala Argentinael mitrismo?  Organización de la guerra de triple alianza. Respuesta de las montoneras federales a la persecución.

Clase Nº 3:

Roca y la campaña del desierto. ¿Cómo pensar el roquismo? Roca como presidente y figura política. Consolidación del proyecto oligárquico hasta la crisis del 30.

Yrigoyen y la política nacional. Mosconi y Savio como emblemas dela soberanía. Golpemilitar del 1930 ¿Qué significó? Pacto Roca-Runciman.

Clase Nº 4: El Movimiento nacional se recrea a través del peronismo. ¿A quiénes unió el peronismo? Relación con el movimiento obrero organizado. ¿Qué significóla Tercera Posiciónen el mundo bipolar? Perón y Latinoamérica, del ABC a los proyectos integradores. El mundo después de la Conferencia de Yalta.

La lucha armada como opción para la toma del poder en Argentina. Relación con el movimiento obrero. El despertar de una juventud transformadora. La vuelta de Perón y el nuevo escenario político. Retardatarios y acelerados. El proyecto de todo en su medida y armoniosamente.

Clase Nº5: Proyecto neoliberal enla región. Ladictadura cívico-militar de 1976 y la construcción de una nueva Argentina financiera. Cambio en el modelo de acumulación, destrucción del aparato productivo. La guerra de Malvinas como utilización de una causa histórica. El alfonsinismo y la primavera que fue invierno. Los 90 y la destrucción de la herramienta del pueblo el partido de Perón. Consenso de Washington y la reconversión de la Argentina a país  exportador de materias primas sin valor agregado. Crisis y oportunidad de 2001.

Clase Nº6: Llegada de Néstor Kirchner al gobierno. Inicio de la reconstrucción de un país inclusivo. El Estado vuelve a ser un actor determinante. Latinoamérica unida, del MERCOSUR a UNASUR y el CELAC pasando por el No al ALCA de 2005. La política de DDHH ¿qué significó luego de 30 años de lucha? De las AFJP a la Asignación universal por hijo. Relación con el movimiento obrero.

CALLES, PRÓCERES Y ANTIPRÓCERES

Las callecitas de Buenos Aires (y de Rosario, Córdoba, Santa Fé, La Matanza, Perrico del Carmen…) tienen ese que se yo

¿Por qué hay una calle que se llama Rivadavia? ¿Por qué hay una avenida Roca? ¿Por qué no hay una avenida de los pueblos originarios, o de los indios para hablar más sencillo? Los nombres de personajes del pasado en las calles de Buenos Aires tienen directa relación con la visión que tenga de ese pasado la historia más o menos oficial. A veces, algunos disconformes las cambian, aunque sea por unos días o unas horas. Alguna vez, a los letreros de la calle Estados Unidos, les pegaron arriba otros que decían Che Guevara. En Neuquén, a la principal avenida General Roca, manos cobrizas le cambiaron el nombre por Lonco (lo que llamamos “cacique”) Calfucurá. Durante la guerra de las Malvinas, un grupo de patriotas encabezado por el viejo forjista Darío Alessandro tapó el letrero de Canning en la esquina con Santa Fe y restauró el nombre quitado por la dictadura: Raúl Scalabrini Ortiz. ¿Cómo no va a existir una calle Rivadavia –la “más larga del mundo”- si se sigue diciendo que fue el primer presidente argentino? -¿Pero, como? ¿Entonces no fue el primer presidente?

En realidad habría que ver si ser el primer presidente es un mérito. Pero la “presidencia” de Rivadavia fue un invento del Congreso de 1824, apurado por la necesidad de poner uno en la vidriera para que los ingleses firmaran un tratado de comercio. Pero el primer presidente constitucional –bueno o malo, que es otra cosa- fue Urquiza. Y si buscamos al primero que llevó ese título, en realidad fue el español Baltasar Hidalgo de Cisneros el 24 de mayo de 1810, aunque duró un solo día. Fue el presidente de la Junta de Gobierno creada por mandato del Cabildo Abierto de 48 horas antes. El primer presidente nacido en América fue el potosino Cornelio Saavedra, que lo fue de la llamada Primera Junta, el 25 de mayo. En realidad, la primera la había presidido, como vimos, Cisneros.

-¿Pero entonces, nuestro primer presidente era boliviano?, diría algún porteño escandalizado, de los que se preguntan como puede haber un indio gobernando Bolivia. Afortunadamente, en ese tiempo no nos dividíamos en argentinos, bolivianos, uruguayos, paraguayos. Pero volvamos a Rivadavia, el de la calle. Entre sus principales méritos, podemos mencionar que su gobierno inventó la deuda externa –con el empréstito Baring-, fue uno de los responsables de que la tierra de la pampa húmeda se repartiera entre pocos -con su ley de enfiteusis-, y entregó una guerra ganada contra un imperio esclavista para que el ejército volviera y se dedicara a deponer gobiernos populares en las provincias en beneficio del partido unitario y de los comerciantes del puerto. Lo que se llamó “hacer la unidad a palos.” Por eso, y por otras cosas más, Rivadavia es el que tiene la calle más larga.

Pero en las calles de Buenos Aires faltan otros nombres: los de los caudillos Estanislao López, Facundo Quiroga o Ricardo López Jordán, entre otros. El del general Juan José Valle, fusilado por sublevarse contra una dictadura, por ejemplo. Claro que, lo que tenemos que hacer es conocer nuestra verdadera historia y no los cuentos de los vencedores. Luego se verá que nombres de calles hay que cambiar.

 Enrique Manson